“Es un mierda”. Guerra entre dos madridistas: Benzema y Modric callan

Lío tremendo en el Real Madrid

En el Real Madrid han quedado alucinados por la rajada monumental de un jugador que vistió la elástica blanca durante una temporada, Michael Owen, que ha relatado que pasó un calvario en la capital de España. Algo común en los británicos, como les ha sucedido a Gareth Bale o le ocurrió a Jonathan Woodgate, pues les cuesta mucho abandonar su tierra y adaptarse a nuevas culturas e idiomas.

Pero, en el caso del que fuera Balón de Oro, no tiene malas palabras hacia el club, la ciudad, los compañeros o su afición. En este caso, culpa al que fuera su entrenador, el italiano Fabio Capello, de todas sus desgracias. Y es que, desde que se marchó del Santiago Bernabéu, su carrera inició una cuesta abajo y sin frenos de la que nunca se pudo recuperar.

Pasó por Newcastle United, Stoke City o Manchester United antes de colgar las botas. Pero jamás volvió a ser aquel futbolista eléctrico, rápido, imprevisible y con gol que maravilló en el Liverpool y la selección inglesa, y que llevó al Madrid a pagar unos 12 millones de euros por sus servicios, una cifra muy importante en aquella época, aunque ahora sea chatarra.

"Acabó con mi carrera en la selección, pero ese no es el motivo por el que es un mierda absoluto. En el primer entrenamiento, nos dimos cuenta de un par de cosas: que era muy estricto con las comidas y de que no sabía una palabra de inglés’’ dijo Owen. Me quedé en el banquillo las dos primeras veces. Después de haber sido titular durante muchos años, me saltó la alarma. Ahí sentado pensé 'Oh, no. Esto no es nada bueno'. La razón por la que no me había dado ninguna explicación era clara: no podía porque no sabía inglés’’ 

Era una mierda. En mi opinión, Capello fue catastrófico tanto para mi carrera como para el fútbol inglés y además, le pagaron bastante bien por ello" comentó, aún con cierto rencor acumulado.

No se lo perdona.