Escándalo Luis Suárez (y Messi está metido hasta el cuello)

Lío en el Barça

Luis Suárez y Leo Messi presionan al Barça para que traigan a Neymar Junior. Consideran fundamental reforzar el tridente ofensivo, en el que ni Philippe Coutinho ni Ousmane Dembélé han cuajado, y el brasileño es el que más gusta, pues conoce la casa, estuvo cuatro años, y tiene una gran relación con los pesos pesados del equipo.

Sin embargo, el precio que el Paris Saint-Germain pide por él, 300 millones de euros, es demasiado elevado, por lo que la directiva culé, ahora mismo, tiene la opción aparcada. Para completar el ataque, tienen cerrado a Antoine Griezmann, que gusta más a Ernesto Valverde, pues es menos propenso a lesiones, ha rendido a mucho mejor nivel en las últimas campañas y es mucho más barato: desde el día uno de julio su cláusula de rescisión es de tan solo 120 ‘kilos’. Más de la mitad de lo que costaría ‘Ney’.

Aunque hay un problema muy serio. Ni la afición ni el vestuario quiere al internacional galo, ya que tienen mucho rencor acumulado por la espantada del año pasado. Teniendo todo acordad, ‘el Principito’ se echó para atrás en el último momento y optó por aceptar la estratosférica oferta de renovación del Atlético de Madrid.

No gustaron tampoco sus formas, anunciándolo por un video, ni sus declaraciones a posteriori, en las que se le notaba muy subido de ego y muy falto de humildad. No lo pueden ni ver y, antes que al campeón del Mundo, prefieren a Neymar un millón de veces.

Es más, Messi y Suárez sugieren una posibilidad para desencallar las negociaciones con el PSG: ofrecer a Griezmann en la operación. Por 120 millones, se llevarían a un jugador valorado en unos 190. Es decir, que solo tendrían que pagar 100 más por el ex del Santos.

Una posibilidad que cobra fuerza.