Florentino Pérez ata al relevo de Marco Asensio en una operación relámpago

El mallorquín, lesionado de gravedad

La lesión de Marco Asensio ha trastocado los planes del Real Madrid. Zinedine Zidane contaba con él y esperaba darle una oportunidad de demostrar su valía y su potencial, el cuál quedó en entredicho después de su flojo rendimiento el curso pasado. En un principio, partía como titular, por delante de Vinicius Junior y de Isco Alarcón, con Gareth Bale y Lucas Vázquez en la rampa de salida y con Rodrygo Goes y Takefusa Kubo esperando su oportunidad en el Castilla de Raúl González.

Y, si el ex del Mallorca y el Espanyol no lograba convencer en la pretemporada, traerían a otro galáctico para el ataque. Incluso no descartaban incluir al ‘20’ en la operación para reducir su coste. Es decir, fuera cuál fuera su destino, jugaba un papel importante en los planes de Florentino Pérez para este mercado de fichajes. 

Por desgracia, en el amistoso ante el Arsenal, tras marcar un gol, su rodilla cedió y se rompió los ligamentos cruzados, lo que le mantendrá de seis a nueve meses alejado de los terrenos de juego, y, salvo sorpresa mayúscula, se perderá el resto de la temporada, lo que obliga, o a retener a algún jugador, o a fichar a un recambio.

Y, más que apostar por Bale o Lucas, ya que Rodrygo y Kubo no pueden jugar hasta que quede libre una plaza de extracomunitario, lo que ‘Zizou’ pretende es traer a una nueva estrella. Y, de todos los nombres, el que más gusta es el de Sadio Mané.

El senegalés es del total agrado del técnico del Madrid, que ya solicitó su incorporación el verano pasado, antes de marcharse. Es rápido, eléctrico, potente, vertical, tiene experiencia y sobretodo, gol. Mucho gol.

Algo que se necesita en el Santiago Bernabéu, pues Karim Benzema no es una garantía, pese a sus grandes cifras la campaña pasada, y Eden Hazard es más bien un creador de juego.

Su precio, eso si, de casi 200 millones, echa para atrás.