Florentino Pérez se carga a cuatro cracks para cerrar un fichaje galáctico

Traición en el Real Madrid

El gran objetivo de Florentino Pérez para el verano que viene ya tiene nombre y apellidos. Se trata de Kylian Mbappé, jugador al que se le sigue la pista desde hace tiempo y que está llamado a dominar el Balón de Oro la próxima década. Pero, para ello, hará falta hacer un desembolso monumental.

En el Real Madrid pretenden aprovechar que finalizará contrato al año siguiente para rebajar su precio. Ya lo tienen todo planeado y saben que, por 200 millones de euros, o una cifra aproximada, podrá ser todo suyo. Y ya piensan en como pueden recibir esa cantidad con salidas y ventas.

De momento, ya hay cuatro nombres sobre la mesa para dejar dinero en las arcas y liberar salarios importantes, pues el campeón del Mundo no aceptaría una ficha inferior a los 30 ‘kilos’ limpios por temporada. Una burrada, que le colocaría entres los mejores pagados del Mundo, junto a su compañero, Neymar Junior, y solo por detrás de Cristiano Ronaldo y Leo Messi.

Para lograr la contratación de Mbappé, Florentino y Zinedine Zidane están dispuestos a traspasar a cuatro estrellas. Comenzando por Sergio Ramos, que este año ya mostró su deseo de abandonar el Santiago Bernabéu para marcharse a China, donde tendría una retirada cubierta en oro. Se liberaría una ficha importante, de 20 ‘kilos’, y se espera recibir una pequeña compensación con su salida. 

Los otros dos serían Marcelo y Luka Modric. Otros que están en la recta final de su carrera y que tienen un salario muy elevado. Aunque, en este caso, sí que se espera recibir más dinero a cambio, sobretodo en el caso del brasileño. Por último, Isco Alarcón.

Incluso podría entrar en la negociación por el astro del Paris Saint-Germain y servir como moneda de cambio. En el Madrid le tasan en 80 millones y esperan que pueda hacer una campaña decente para revalorizarse aún más.

Un plan galáctico.