Florentino Pérez destapa su bomba final (una superestrella sopresa)

El Real Madrid ha mantenido oculto el interés por el crack

La malísima pasada temporada del Real Madrid ha condicionado totalmente a su presidente Florentino Pérez y la planificación de Zinedine Zidane, que se ven obligados a formar una plantilla de muchos quilates, con los que volver a infringir miedo en Europa y a su eterno rival, el Barça.

Se movieron rápido para ello con los fichajes de Eden Hazard, Luka Jovic, Eder Militao, Rodrygo Goes, Takefusa Kubo y Ferland Mendy, lo cual deja cierta tranquilidad en la Casa Blanca. Sin embargo el archiconocido deseo del francés por su comptriota Paul Pogba y el análogo de Florentino Pérez por Christian Eriksen han hecho del último paso, además de la operación salida, una piedra en el zapato.

Pero ahora empiezan a verse que las cartas de Florentino ni se reducían al francés -con un precio prohibitivo- y al danés -lejos de lo que desea el míster ex del 11 del gallo-, ni las de Zizou coartaban otras posibles. Muchas de ellas, en la agenda del Madrid, no se han afrontado hasta que los acontecimientos han hecho posible ciertas movilizaciones al respecto. Y una se la ha marcado el campeón de Europa, el Liverpool.

Se presenta la posibilidad

Los de Anfield han llamado a la puerta del Bernabéu con fuerza por Marco Asensio. Jürgen Klopp está entusiasmado con el extremo español y lo quiere para su proyecto. No solo eso, cree que en el Madrid nunca terminará de explotar y considera que, de hacerlo, se convertirá en uno de los grandes de Europa. Sea posible o no, el Madrid ha encontrado un pretexto para activar una baza dormida, extrema pero muy meditada: Mo Salah.

Marco Asensio, con el Real Madrid

El presidente está en el camino de situar un balance neutro entre ventas y compras, de hecho es muy probable que lo consiga en los próximos días, lo que, unido a la opción Asensio, posibilita lanzarse a por el egipcio, muy deseado por el máximo dirigente blanco.

En este caso Zizou y Florentino sí coinciden en que Salah, Benzema y Hazard formarían un tridente de época, y ese precio bien vale desprenderse del mallorquín. A todas luces Asensio es intransferible pero los reds tienen la llave para modificar ese estatus.

Ambos clubes tendrán que deshacerse de activos determinantes, sin embargo se ha puesto la primera piedra en el proceso.