Florentino Pérez dinamita el Real Madrid-Tottenham con una bomba

El presidente ocupa las portadas

El partido entre Real Madrid y Tottenham será una prueba de fuego. En el cuarto amistoso de la pretemporada, los de Zinedine Zidane estarán obligados a ganar sí o sí, después de cosechar dos derrotas, ante Bayern de Múnich y Atlético de Madrid, y un empate, frente al Arsenal.

Especialmente dolorosa fue la última, ante los de Diego Pablo Simeone, que, con un bloque completamente nuevo, tras la profunda renovación de la plantilla, fue capaz de humillar al cuadro blanco y endosarles siete goles. Son rivales directos por los objetivos, pero, por el momento, han demostrado estar a años luz.

Ante el cuadro de Mauricio Pocchettino no pueden fallar. Otro mal resultado ya sería escandaloso y haría que la gente dudara seriamente, si es que no duda ya. Estarán obligados a dejar buenas sensaciones. Enfrente, un rival duro, el finalista de la Champions League. A priori, no hay favorito, aunque, por nombre, el Real siempre tiene que demostrar porque es 13 veces campeón de Europa.

Un partido en el que no estará Gareth Bale, en la rampa de salida, y cuya marcha al Jiangsu Suning se dio por hecha hace pocos días. De hecho, estuvo cerrada y solo quedaba el anuncio. Pero, al final, todo saltó por los aires, pues la familia del galés le ha pedido que no se vaya a China y que se quede en Europa.

‘El Expreso de Cardiff’ está muy estresado y ni siquiera ha viajado a Múnich. Ha pedido al club unos días libres para descansar y relajarse, y se que ha quedado fuera de la convocatoria, junto a los lesionados Luka Jovic y Thibaut Courtois.

Y, según informan, el verdadero motivo es que está negociando su salida a un club de la Premier League. Ni más ni menos que el Tottenham, el rival del Madrid esta tarde. Florentino Pérez aprovechará el partido para reunirse con la directiva ‘spur’ y negociar las condiciones del acuerdo.

El verdadero foco del encuentro, por tanto, estará en la grada.