Florentino Pérez mete a Isco en una operación bomba por una estrella

El '22' puede abaratar una incorporación

Florentino Pérez no se olvida de Paul Pogba, por mucho que las negociaciones con el Manchester United estén estancadas. Ahora mismo, el favorito para reforzar la medular del Real Madrid es Christian Eriksen, pero, hasta que no haya un acuerdo cerrado, la posibilidad que tiene como protagonista al astro galo sigue viva.

Sobretodo, por la presión de Zinedine Zidane, que prefiere al internacional francés antes que al danés. Lo quiere sí o sí e insiste al presidente blanco para que acometa su incorporación, cueste lo que cueste. El problema es que desde Old Trafford piden 160 millones de euros y en el Santiago Bernabéu no se plantan, ni de lejos, pasar de los 120.

Así llevan varios meses, en un tira y afloja constante que parece no tener fin ni remedio. Por suerte para los de Chamartín, la Juventus de Turín, el gran competidor en la subasta, parece haberse retirado de la puja, después de haber reclutado, a coste cero, a Aaron Ramsey y Adrien Rabiot.

Tan solo queda el Madrid como vía de escape para Pogba, que ya ha declarado en público, y en repetidas ocasiones, su intención de cambiar de aires, viendo que el proyecto del United es un fracaso, pues ni siquiera disputarán la Champions League el año que viene. Además, al ‘6’ le encantaría ser entrenado por su gran ídolo de la infancia, ‘Zizou’.

Está dispuesto a hacer de todo para que le dejen salir de Inglaterra y le permitan recalar en la capital de España. Pero, viendo que la directiva ‘red devil’ no cederá, Florentino ha ingeniado un nuevo plan. 

Y ese consiste en incluir a un futbolista con gran valor de mercado que no cuenta para Zidane, Isco Alarcón, al que tasan en 80 millones. Si entrara en la operación, reduciría sensiblemente el coste, hasta, máximo, los 70.

El problema es que en Manchester no valoran al internacional español, muy del gusto de Ole Gunnar Solksjaer, en más de 60, por lo que siguen reclamando 100 ‘kilos’, además del malagueño. 

Siguen las conversaciones.