Florentino Pérez no lo quiere en el Madrid ¡y lo manda al Barça de Messi!

Un galáctico descartado por el Real acabará en el Camp Nou

La operación Antoine Griezmann tiene un ‘top secret’. Y de los que darán que hablar. Porque, si bien su fichaje por el Barça se da por hecho, en el día de ayer se llegó a afirmar que estaba completamente paralizado.

Desde que anunció su deseo de abandonar el Atlético de Madrid, las ofertas no han parado de lloverle. Y, aunque el cuadro azulgrana partía con ventaja, no estaba descartado acabar en otro lado, ni mucho menos.

Tras constatar que los pesos pesados del vestuario no le recibirían con los brazos abiertos y la grada tampoco, el ‘Principito’ decidió aparcar la opción de recalar en el Camp Nou.

Y ahí emergió el Real Madrid, siempre con la caña preparada. El ex de la Real Sociedad ofreció sus servicios en el Santiago Bernabéu nada más saber que Zinedine Zidane veía con muy buenos ojos la operación.

Allí, podría ser titular y completar el tridente. No solo eso, también podría ser, junto a Eden Hazard, la gran estrella, algo que, en Barcelona, con Messi y Luis Suárez en el equipo, es prácticamente imposible. Que se lo pregunten a Neymar.

Además, en el Santiago Bernabéu le ofrecían un sueldo de 20 ‘kilos’ al año, tres más de lo que le pagaban en el Camp Nou. Por tanto, había acuerdo y Griezmann tenía pie y medio en el Madrid por unas horas. Hasta que apareció Florentino Pérez y decidió tirar todo a la basura.

El presidente se lo pensó dos veces y decidió frenar su llegada. No quiere empeorar, aún más, las relaciones con el Atlético y no estaba muy seguro sobre la adaptación de Antoine al vestuario. Sergio Ramos, que comunicó que seguiría un año más, pidió que paralizaran la operación, pues en la plantilla no gusta ni un pelo el ego y los humos de estrella que se gasta el ’7’.

Ahora, el Barça se lo tendrá que comer con patatas.