Florentino Pérez ordena un regreso (y no es Kubo, Ceballos o Achraf)

Nuevo crack para el Real Madrid

Florentino Pérez, por fin, ve a sus árboles dar frutos. Y es que una de sus apuestas personales de hace mucho tiempo, Martin Odegaard, finalmente ha comenzado a hacer méritos de verdad para ganarse un puesto en el primer equipo del Real Madrid, cuando muchos ya le daban por perdido y esperaban que fuera otro talento más que se queda en el camino.

Reclutado con apenas 16 años, cuando toda Europa se peleaba por él, muchos pusieron demasiada presión en el noruego, que apenas sumó un par de partidos en el primer equipo, y que en el Castilla tampoco dejó la sensación de ser el fuera de serie que prometían que era. Por esa razón se decidió cederle a la Eredivise, una liga perfecta para que se fogueen los jugadores jóvenes.

Pero allí también le costó aclimatarse. Primero, en el Herenveen, donde no convenció y se ganó más críticas que halagos. Pero, al año siguiente, tomó la decisión de irse al Vitesse Arnhem, donde acabó de explotar y demostró que no se le había olvidado jugar al futbol, y que ya estaba preparado para asumir el siguiente desafío. Y, a sus 20 años, 21 en diciembre, su siguiente parada fue la Liga Santander.

Para muchos, la mejor liga del Mundo, donde tendría que demostrar ante las cámaras y frente a los mejores del panorama en su puesto sus cualidades. Y la Real Sociedad fue su destino, donde se juntan otras promesas como Mikel Oyarzabal, Adnan Januzaj, Alexander Isak, Igor Zubeldia o Mikel Merino. Y, en la jornada cuatro, se puede decir que fue un completo acierto.

Ya suma dos goles y se ha erigido en el líder del ataque ‘txuri urdin’. En el Reale Arena, antiguo Anoeta, están encantados con él y piden su contratación. Pero Florentino espera que, al acabar su cesión, vuelva a Chamartín.

Tendrá una oportunidad en pretemporada.