El galáctico que tiene loco Florentino Pérez y Zidane (y no es Mbappé)

Optimismo en el Real Madrid

Takefusa Kubo está siendo una de las noticias del verano. Largo y tendido se habló del futuro del futbolista más prometedor de Japón, que, una vez ya ha cumplido 18 años, tiene vía libre para firmar por cualquier club.

El Barça se posicionó para su regreso, pero la oferta económica no convencía ni al jugador ni a su agente. El PSG y el Real Madrid se quedaron solos en la puja, y fue el cuadro blanco el que se llevó al gato al agua y contará con sus servicios a partir de este verano.

Formado en La Masía, el nipón era considerado una de las mayores promesas del futbol mundial, hasta que la sanción FIFA frenó su progresión, pues, en 2015, se vio obligado a regresar a su país de origen junto a su familia. El FC Tokyo se hizo con sus servicios y allí ha permanecido cuatro largas temporadas, en las que se ha centrado en prepararse para su salto a Europa y en perfeccionar su español, el cuál ya hablaba fluidamente.

En 2017 se convirtió en el jugador más joven en disputar un Mundial sub 20, con apenas 16 primaveras. Y el año pasado salió cedido al Yokohama Marinos para que se fogueara. Allí, ha cuajado una sensacional campaña.

Ya firmado por el Madrid, ha disputado la Copa América con su selección, que ha quedado eliminada en fase de grupos, pero que ha dejado una buena imagen. Más de lo mismo que Kubo, que ha demostrado estar a un muy buen nivel, sorprendiendo a propios y extraños con su velocidad, su técnica y su habilidad con el balón. 

No obstante, desde el Santiago Bernabéu apuestan por tener los pies en el suelo y piden paciencia. Paso a paso. Lo primero es que tenga minutos en el Castilla de Raúl González Blanco para que se adapte al ritmo, junto a Rodrygo Goes, y luego ya dará el salto al primer equipo. En la pretemporada tendremos la oportunidad de verle en acción.

Hay ganas.