Griezmann va a por Messi: la venganza al veto en el Barça

El jugador del Atlético de Madrid tiene un plan

A Antoine Griezmann le ha sentado peor que mal la noticia de que en el vestuario del Barça no sería bien recibido. Ahora mismo, se plantea seriamente la opción de aterrizar en otro lugar que no sea el Camp Nou.

El francés comunicó su decisión de marcharse del Atlético de Madrid con un solo destino en la cabeza: Barcelona. Allí, la entidad azulgrana le esperaba con los brazos abiertos, después de que el año pasado se quedaran con la miel en los labios.

120 millones de euros serían necesarios para sacarle del Wanda Metropolitano y contar con él. Tal era la obsesión del ‘Principito’ por jugar al lado de Messi, Piqué, Busquets y compañía que incluso estaba dispuesto a bajarse el sueldo. De los 24 ‘kilos’ que cobra, aceptaría percibir 17.

El campeón del Mundo estaba ansioso por llegar a un club que le garantizaba títulos cada año y un papel clave, completando el tridente ofensivo. Tan solo quedaba saber qué sucedería con Ernesto Valverde, su gran valedor. Pero, al saber que lo más probable es que siga, todo debería cerrarse en los próximos días. O no.

Porque Griezmann no entiende el ‘feo’ del vestuario del Barça hacia él. No les ha hecho nada malo. O eso cree. Es más, tal es su incredulidad que ha intentado ponerse en contacto con algún que otro jugador, como Piqué, Umtiti o Dembélé.

‘Grizzi’ está indignado con los pesos pesados, que han vetado su incorporación. Por eso mismo, la opción de que acabe vistiendo de azulgrana, es, hoy más que nunca, muy remota. La afición, por otro lado, tampoco le apoya.

¿Y cuál es la venganza que la estrella del Atleti tiene en mente? Pues acabar en el eterno rival del cuadro culé, el Real Madrid, donde Zinedine Zidane le recibiría con los brazos abiertos.

Florentino Pérez está dispuesto a depositar su cláusula de forma íntegra, para completar el ataque, ya que los fichajes de Mbappé, Neymar, Joao Félix y compañía están muy complicados.

Puede haber bombazo.