Hay acuerdo: la peor pesadilla de Zinedine Zidane cobra vida

Cuatro fichajes bomba y un descarte

Zinedine Zidane está jugando muy abiertamente a un juego peligroso que puede salirle muy caro al Real Madrid, más si cabe teniendo en cuenta que la caída de Marco Asensio supone un vacío tremendo en un momento de la pretemporada en el que, por inversión realizada y tiempo, es prácticamente imposible encontrar un recambio de parecidas prestaciones al balear.  

Y es apostar todas las fichas madridistas a una inversión sumamente compleja y de proporciones fatídicas para las arcas blancas: Paul Pogba. El francés, que ha dejado entrever que quiere irse de Manchester, no ha hecho ningún aspaviento en favor de su hipotético fichaje por el Real Madrid y su estatus no ha variado demasiado. Además, el Madrid ni cuenta con el dinero necesario para sacarle de Inglaterra, ni con los jugadores que interesen lo suficiente a los Red Devils como para dejarle marchar.

Paul Pogba, con el Manchester   

Lo peligroso es que, realmente, al centrocampista galo le atrae tanto o más vestirse de bianconeri como de blanco. Y, en este caso, la Juventus, más comedida, sí cuenta con cartas apetecibles para el conjunto del teatro de los sueños. Una opción había sido ofrecer directamente a Paulo Dybala para abaratar el coste de ejecución del traspaso por el francés, pero han decidido ir más allá y hacerle el trabajo sucio a los dirigentes de Old Trafford.

En una operación a tres bandas, los juventinos se mueven para colocar a Dybala en otro equipo a cambio de cerca de 90 millones de euros, buscarle un recambio de altura al Manchester United para Pogba y llevarse a Pogboom de vuelta a Turín, eso sí previa venta de varias fichas que le permitan pagar los 180 millones de euros en los que está tasado. Tres en uno y cuadra a las tres partes. El Tottenham es el club amigo en este caso que, cansado por el caso Eriksen, ha encontrado una salida beneficiosa. Recibiría el pago por el danés y lo invertiría en Dybala, Eriksen marcharía rumbo a Manchester y los Diablos Rojos recibirían gran parte del pago por Paul Pogba que invertirían en Eriksen y Milinkovic-Savic.

Ni que decir tiene que el gran perjudicado sería un Real Madrid que se ve sin un todocampista, que necesita, entrado agosto.