El Inter de Antonio Conte va a por dos cracks del Barça (y son titulares)

Ya negocia por ellos

El Inter de Milán de Antonio Conte prepara una importante renovación en su plantilla, con el objetivo de pelear de nuevo por la Serie A, un reto muy complicado, pues la Juventus de Turín está a años luz, y hacer un buen papel en Champions League, competición en la que cayeron en fase de grupos la temporada pasada.

En el Giusseppe Meazza preparan importantes incorporaciones y también salidas millonarias, como las de Mauro Icardi o Radja Nainggolan. De momento, apenas se han movido en el mercado, fichando como agente libre a Diego Godín, trayendo cedido con obligación de compra a Nicolo Barella y reclutando a Valentino Lazaro. Hay dinero.

Y con ese dinero pretenden incorporar a dos estrellas del Barça. Comenzando por Arturo Vidal, su gran objetivo. El técnico italiano ya lo tuvo a sus órdenes en la ‘Vecchia Signora’ y estaría encantado de volver a coincidir con él, pues aporta dominio, fuerza y trabajo en la medular. En el Camp Nou no descartan darle salida si a cambio reciben algo más de 25 millones de euros.

El otro jugador en cuestión es Ivan Rakitic, otro por el que escuchan ofertas siempre y cuando sean superiores a 50 ‘kilos’. A sus 31 años, están ante la última oportunidad de hacer caja con su salida y escuadras como Paris Saint-Germain o Manchester United pueden entrar en la puja. Pero la entidad ‘neroazzurra’ es la más interesada.

Para convencer al croata, le ofrecerían un salario suculento y la posibilidad de retirarse en China, en el equipo afiliado que tienen, el Jiangsu Suning. Algo que ha hecho, por ejemplo, Joao Miranda, para tener una jubilación dorada. Se da la casualidad que tanto Vidal como el ex del Sevilla fueron intocables para Ernesto Valverde, formando la sala de máquinas el tramo final del anterior curso.

No obstante, la llegada de Frenkie de Jong, la presencia de Arthur Melo y Sergi Roberto y la irrupción de Riqui Puig y Carles Aleñá les deja sin espacio y les motivan a pensar en abandonar el barco.

Y en el Barça no se opondrán.