Jorge Mendes cierra el trato: James ya tiene destino “¡por fin!”

Se acaban las hipótesis y el jugador queda satisfecho

James Rodríguez ha sonado en todas las direcciones posibles, desde una tibia de regreso a Alemania hacia algún club rival del Bayern Múnich, a otras más potentes en diferentes puntos de Italia e Inglaterra o la del eterno rival capitalino de su propietario, el Real Madrid, rumbo al Wanda Metropolitano. Manchester United, Liverpool, Tottenham, Inter de Milan, AC Milan, Juventus, Atlético de Madrid y Nápoles han sido buenos destinos que se han sondeado en la agenda de las tres partes: el club blanco, James Rodríguez y el club receptor.

Pero hay una necesidad en la entidad que dirige Florentino Pérez que ha pesado sobre el resto a la hora de tomar una decisión sobre James Rodríguez -que hasta estuvo cerca de quedarse en el Bernabéu tras la lesión de Marco Asensio- y es ese empeño, casi obsesivo, de Zinedine Zidane por Paul Pogba; y otro, en este caso venido de Manchester por pedir una millonada por un centrocampista.

Mendes y Rodríguez, en un acto

James era de las piezas descartables por las que se podía hacer caja para comprar el billete a Barajas del centrocampista galo. Y el jugador cafetero, con su relación muy deteriorada con Zinedine Zidane, quería una salida para ser líder en un nuevo proyecto.

Si juntamos todas las variables solo podía haber un final: el que fuera económicamente más razonable para el Madrid y más beneficioso para James y su agente, Jorge Mendes. Y ese era junto a su entrenador fetiche en el pasado del club blanco, Carlo Ancelotti. El problema para Aurelio De Laurentiis, presidente napolitano, fue dar un paso al frente exigiendo a un Madrid que ya tenía ofertas sobre la mesa, lo que ha ralentizado su venta. Ahora, con las urgencias, el dirigente italiano deberá rascarse el bolsillo y desembolsar 45 millones de euros por el cafetero. El acuerdo está hecho, además el Madrid no quiere ver a James de rojiblanco.

Para ello, De Laurentiis, que conoce todas las pesquisas, se ha reunido con Jorge Mendes en Dimaro con el propósito de vincular simbólicamente el acuerdo, que tendrá que ratificar el Madrid. Si las cifras cuadran, los de Concha Espina dejarán marchar a James en los próximos días.