La jugada maestra de Bartomeu que hará al Barca indestructible

Las negociaciones están muy avanzadas

No basta con gobernar en España. El Barcelona quiere a toda costa ganar la Champions League la temporada que viene. Pase lo que pase. Y la mejor manera de lograrlo es deslumbrando con una delantera absolutamente inmejorable. Indestructible. Temible. Quieren argumentos futbolísticos ilimitados. Bartomeu desea a los mejores para su Barca, se niega a pasar a la historia como ese presidente que desembolsó más dinero que el resto sin que eso sirviera para ganar la ‘orejona’. 

Por ello hicieron los deberes firmando un acuerdo con Griezmann, al que consideran uno de los mejores segundas puntas del mundo y una pieza fácilmente insertable en el juego culé. De incorporar a Griezmann el Barca podría juntar un tridente descomunal junto a Luis Suárez y Leo Messi, sin embargo se ha presentado en bandeja la posibilidad de traer de vuelta a Neymar. Más allá de la tranquilidad que exportan, en las oficinas culés trabajan a destajo para que ‘Ney’ regrese. Es demasiado bueno y piensan que con los 'cuatro fantásticos' juntos sería casi imposible que el Barca no resultase campeón y mucho menos que se reprodujeran las catástrofes de Anfield, el Olímpico o el Parque de los Príncipes.

Sin embargo hay un problema: el dinero. Hace falta que entre liquidez para poder afrontar semejantes inversiones. Ahora bien, Bartomeu cuenta con dos ases en la manga: Ousmane Dembelé y Philippe Coutinho. El primero debe salir a un club de altura para financiar el fichaje del francés, y el segundo hacia París para abaratar la operación Neymar. Es simple: para formar el cuarteto tienen que salir las dos piezas con más caché ahora disponibles en la plantilla.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Parceiro das antigas 🇧🇷 @neymarjr

Una publicación compartida de Philippe Coutinho (@phil.coutinho) el

La subasta ha empezado. Al Barca ya le están llegando ofertas por el joven francés, de 22 años, por el que piden £ 90 millones, y son de Liverpool, Bayern de Munich y el propio PSG, que lo quiere como parte del trato con Neymar. Una cifra a la que sólo parece estar dispuesto a llegar el gigante bávaro, pero, eso sí y como afirma 'Kicker', si les falla el fichaje de Leroy Sané, del Manchester City. Para el Barca, antes de centrarse en Neymar, quieren hacer oficial la llegada definitiva de Griezmann, así que están como locos porque el Bayern renuncie al pupilo de Pep Guardiola, se decanten por fichar al joven extremo francés y, así, con ese dinero, traer de una vez a 'El Príncipito', exrojiblanco. Después tendrían vía libre para centrarse y sentarse a negociar con el siempre complicado Nasser Al-Khelaïfi, al que, les costa en 'Can Barca', le gusta 'Philippinho'.

No va a ser fácil, aunque Bartomeu no se resigna y buscará cualquier posibilidad para financiar su sueño de los 'cuatro fantásticos'.