4 kilos más y es tuyo: el Barça cierra la salida de un descarte de Valverde

Campanas de adiós

El Barça está cerca de conseguir certificar la salida de Malcom, un jugador que no entraba en los planes de Ernesto Valverde y que era de los elegidos para abandonar el club y hacer caja con su venta. La temporada del brasileño ha sido un desastre y escuchaban ofertas que rondaran los 40 millones de euros, la cifra que pagaron por él el año pasado al Girondins de Burdeos.

El ‘14’ fue un fichaje sorpresa que pilló a todos por imprevisto, pues nadie conocía sus habilidades. La directiva hizo un importante esfuerzo económico por él, y aseguró que era un futbolista con nivel para triunfar y que sería pieza importante desde el primer día. Pero no tuvo que pasar mucho tiempo para constatar que no iba a ser así. A medida que avanzaban las jornadas su situación no cambiaba y seguía siendo suplente habitual. Y así fue hasta final de temporada. Pese a las numerosas bajas en algún momento de la campaña, Ernesto Valverde seguía sin darle la oportunidad.

El extremeño no era un admirador de Malcom y así lo ha hecho saber siempre. Algo que le ha costado cierta controversia, pues la afición pedía verle más en acción y preferían su implicación antes que el talento de Philippe Coutinho, que ha sido intocable por la poca competencia. Y es que el canterano del Corinthians ha dejado un buen sabor de boca en los pocos partidos que ha disputado, todos ellos sin trascendencia, pues no había nada en juego, o entrando desde el banquillo en los minutos finales.

Ahora, con la llegada de Antoine Griezmann y la posible llegada de Neymar, sus minutos se verían aún más reducidos, motivo por el cuál busca una salida. En el club ya le habían ofrecido a diversos conjuntos como Arsenal, Milan, Inter o Tottenham. Pero ninguno de ellos había realizado ninguna oferta en firme. La única propuesta sobre la mesa que tenían en el Camp Nou es la del Zenit de San Petesburgo.

El equipo ruso sí se ha mostrado dispuesto a hacer una importante inversión por él. Y finalmente será, salvo sorpresa mayúscula, el que se lleve el gato al agua. El acuerdo entre clubes está muy cercano y podría cerrarse en las próximas horas o los próximos días. Desde Rusia ofrecen 37 ‘kilos’, cuatro menos de los que pide la directiva culé para dejarle ir. La distancia, por tanto, es mínima. 

Tan solo cuatro millones más y Malcom dejará la disciplina azulgrana tan solo un año después de su llegada.