Leo Messi se cansa de esperar: exige jugar a Valverde

La ambición del argentino no tiene fin

Los mejores lo son por su talento, por su trabajo, y por su ambición constante. Hasta hace un par de años Leo Messi tenía las tres claves del éxito. Desde la llegada del técnico vasco, y tras más de una década en la que Messi no entró en ese recurso utilizado por los entrenadores para mantener la forma física de sus jugadores espada durante toda la temporada, el jugador rosarino empezó a entrar de muy vez en cuando en esas temidas rotaciones para los futbolistas.

Fue de motu propio, pues nada ocurre en la plantilla blaugrana sin el consentimiento de Leo, pero no dejó de ser una novedad ver a la estrella argentina comenzando algún partido desde el banquillo estando en plenas facultades físicas o siendo sustituido en la segunda parte cuando el partido estaba cerrado por el Futbol Club Barcelona.

En este tercer año de Valverde como entrenador en Can Barca, la temporada ha empezado torcida para Messi, pues el pasado 5 de agosto sufría una lesión en el soleo derecho que le impedía comenzar la temporada junto al resto de sus compañeros e ir a remolque sin una pretemporada de calidad que ha hecho que a mediados de septiembre esté falto de ritmo y sin una buena base para competir con garantías. 

El pasado martes entró en la segunda parte del partido disputando sus primeros minutos esta temporada con el Barca y todo apunta a que este sábado Leo comenzará el partido en el once titular para ir tomando el pulso a la liga e ir cogiendo sensaciones de cara a una temporada con un objetivo claro en el horizonte, la Champions League, título que se le resiste a él y al Barcelona desde que lo conquistara en 2015 en Berlín. Sabe que para llegar a levantar la orejona tiene que optimizar sus esfuerzos y por ello incluso una vez recuperado, entrará en las rotaciones de Valverde por convicción propia.