Lío (y gordo) interno en el Barça que disgusta a Leo Messi

Controvertida decisión de Ernesto Valverde

El Barça tiene una plantilla amplia y dispuesta a luchar por todo, aún sin Neymar, que, está claro, sería un colofón de lujo para una potencia de fuego, la culé, con la que pocos pueden rivalizar. Al menos eso es lo que se vislumbra en la superficie, pero hay cadencias que preocupan al técnico Ernesto Valverde y a los cracks, principalmente a Leo Messi.

De las que más vueltas y reuniones está habiendo es sobre la necesidad de reforzar la zaga para dar consistencia al plan. Quieren a dos jugadores por puesto y que estos tengan empaque para afrontar retos de altura cuando lleguen, que llegarán. Y en esta tesitura hay dos facciones (siempre al margen de la operación Neymar): una, representada por los cracks, dispuesta a fichar activos que fortalezcan la defensa e invertir el poco dinero que puede mover ya el Barça este verano sin endeudarse hasta lo moralmente irracional, estipulado por los bancos que prestan, en ellos; y otra, personificada en el entrenador vasco, que empieza a ver soluciones en casa.

Ernesto Valverde, con el Barça

Toda vez que Josep Maria Bartomeu ha obrado en favor del argentino y el uruguayo, Luis Suárez, en el complicadísimo movimiento de Neymar, ahora el presidente, también por el interés de las arcas culés, quiere escuchar al Txingurri en este aspecto y tratar de encontrar sustitutos para Lenglet y Piqué (quien sabe si también Samuel Umtiti) dentro de la plantilla. Valverde le ha dado la solución: Jean-Clair Todibo.

Para el míster no hay nada que impida al joven central francoguyanés triunfar en el Barcelona. A su juventud se unen unas grandes condiciones técnicas y físicas. Cree, incluso, que es una buena respuesta, a coste cero, en esta temporada estival, a De Ligt. Para Valverde Todibo podría ser la solución y eso evitaría optar por Alderweireld u otras opciones que se están barajando.