Lío a la vista: Real Sociedad y Real Madrid se preparan para el conflicto

Ambos equipos mantienen buenas relaciones pero todo puede irse al traste en los próximos meses

A veces en la vida lo bueno puede terminar siendo malo y viceversa. Cuando Real Madrid y Real Sociedad firmaron el acuerdo de cesión del medio centro blanco Martin Odegaard para las dos próximas temporadas todo parecía indicar que se trataba de un win-win para los dos: un jugador con poca experiencia en el máximo nivel pero con un potencial increíble era perfecto para un club como la Real Sociedad donde hay más tiempo para formarse que en el Real Madrid donde no hay tiempo para el futuro. 

Odegaard

Hasta aquí todo iba perfecto. Como el jugador aún tiene 21 años tanto blancos como txuri urdines vieron positivo llegar a un acuerdo por dos años para que el noruego madurase durante ese periodo y al finalizar la cesión estuviese listo para dar ya sí, el salto al primer equipo blanco. Lo que ha ocurrido es que el primer tramo de liga ha servido a Odegaard para demostrar que no estaba tan verde como pensaban en las oficinas del Santiago Bernabéu y entonces dos años han parecido muchos para recuperarle. 

Tras haber terminado ya casi la primera vuelta del campeonato, Odegaard acumula 4 goles y 5 asistencias de gol disputando prácticamente todos los minutos posibles de LaLiga. En San Sebastian están encantados con él, por su juego y por su madurez fuera del terreno de juego. Y es que el internacional noruego tiene las cosas muy claras y tras una primera etapa en el Real Madrid donde apenas jugó y dos cesiones de un año de duración, el centrocampista quiere permanecer en un club más de un año para poder asentarse y desarrollarse como jugador sin tanto cambio de ciudad, compañeros y de sistemas de juego.

Por otro lado, tanto el jugador como su entorno saben que el tren del Madrid no pasa todos los años y que decir no al Real Madrid puede que no tenga vuelta atrás. Por eso mismo no se ha pronunciado de forma tajante en público para no cerrarse ninguna puerta esperando a ver como transcurre la segunda mitad de la temporada y entonces sí, declarar en público que prefiere él para el próximo año. 

Ni Madrid ni Real Sociedad esperaban está explosión y ahora el gran momento de Odegaard puede traer consigo la ruptura de relaciones de los dos clubs si el Real Madrid ejerce la opción de repescar al noruego al finalizar la primera temporada habiendo acordado dos años de cesión en su momento.