Llega la oferta que Gareth Bale quiere (y gusta a Zinedine Zidane)

Sería la última opción para Florentino Pérez

Cuesta creer como un futbolista con unas características y potencial de crack, con proyección de Balón de Oro, deja que el tiempo pase en su contra, devaluando su figura económica y futbolísticamente. Quilate a quilate, hay pocas zurdas (y plantas) como la de Gareth Bale, incluso hoy en día. Es potente y tiene un gran disparo de corta y larga distancia, capacidad para anotar de falta directa, es un gran cabeceador y posee enormes habilidades en el uno contra uno, además de gol. Visto así y en el mercado actual, Bale debería costar entre 150 y 200 millones. Si quisiese, sin duda así sería.

El galés, por el contrario, es frío, tiende a desconectarse, le cuesta adaptarse a los grupos y está enfrentado con el público del Santiago Bernabéu, muy exigente y soberano, su entrenador y algunos compañeros. Estas circunstancias hacen oscurecer las otras. Y es una pena. Porque sus desavenencias con Zinedine Zidane parecen irreconciliables. De hecho, el Madrid le busca desesperadamente una salida que no llega, principalmente por la ficha del jugador: 15 millones de euros.

Florentino Pérez y Zinedine Zidane, en el Bernabéu

A día de hoy es complicado ver a un club con músculo monetario suficiente como para afrontar un traspaso de entre 70 y 100 millones de euros, que es lo que pide Florentino Pérez por el galés, y que además se haga cargo de su ficha. La primera es una directriz del club de Concha Espina, la segunda del futbolista y su agente, que no quieren reducir su salario. Juntos son condicionantes de peso para que Bale se quede en la casa blanca. O no.

En las oficinas del estadio madridista se ha hablado de dejar marchar al británico gratis y así liberar su plaza y su ficha. Florentino Pérez se niega aunque para Zinedine Zidane sería una bendición. Pero esa baza ha surgido desde China. Allí se le ofrece al galés un sueldo de £ 1,2 millones a la semana, el doble de sus emolumentos actuales en el Real Madrid. Y claro, así sí. Bale, con ese dinero y dispuesto a finiquitar su carrera por vivir holgadamente, se marcharía con gusto al gigante asiático.

Gareth Bale, con Gales

Sin cesiones, traspasos a la baja o reducción de sueldo, esta puede ser la única salida… o esperar que el jugador cambie de mentalidad y vuelva a ser la figura de clase mundial que  vive dentro nunca debió irse.