El Madrid se lanza a por un crack de la Premiere (y no es Pogba)

Y su fichaje supondría la venta de un crack blanco

El Real Madrid tiene un plan marcado y unos ritmos estipulados que pretende cumplir. Este plan consiste en traer a grandes jugadores y reconquistar el cetro europeo (y mundial). Saben que, tras un año de rotundo fracaso futbolístico, deben dar el do de pecho y marcar territorio como hicieran en los últimos años. Pero también en Liga. Y eso pasa por formar un plantel completo, compensado, con muchas alternativas y todas de primerísimo nivel. Son órdenes de Zidane, que aceptó regresar al rescate de un Madrid en ruinas con la promesa de una inversión récord en el presente verano. Y Florentino va a satisfacer a su míster más preciado.


Las oficinas del Bernabéu son un hervidero de actividad estos días, los teléfonos no paran de sonar y los esfuerzos van encaminados a materializar ese plan fijado. Y parte de ese plan es fortalecer el bloque útil existente -con una columna vertebral de confianza para el técnico galo formada por Sergio Ramos, Varane, Modric, Kross y Benzema- potenciándolo con apuntes externos que aporten competencia y competitividad. Y si algun jugador de los no fundamentales tiene que quedarse por el camino, a los dirigentes blancos no les va a temblar la mano.


De hecho, están impetuosamente buscando la salida de muchos futbolistas importantes con los que no cuenta Zizou como James, Ceballos, Keylor Navas o el propio Gareth Bale, pero también buscan alternativas con otros miembros de la plantilla que, si bien tienen sitio, son prescindibles y pueden servir como moneda de cambio de una transacción deseada. Y esta tesitura sitúa a Isco y Asensio en la parrilla de salida.

Ambos, pese a su mal año, siguen teniendo un elevado caché, sobre todo en Inglaterra. Sin ir más lejos el entrenador del Manchester City, Pep Guardiola, nunca ha negado su interés por el jugador malagueño, al que considera ese talento distinto que, bien dirigido, puede dar un rendimiento excelente en la Premiere League. Pero los cityzens no son los únicos que ven futuro en estos jugadores. En Anfield, y especialmente a Jürguen Klopp, le encanta el otro gran activo del club madridista transferible: Marco Asensio. Klopp ve en el mallorquín una perla a punto de romper a deslumbrar y está dispuesto a ir a por él a toda costa, incluso si esta operación le obliga a desprenderse de un de las piezas clave en su bloque campeón de Champions.


La diferencia con Isco es que en el Real Madrid ven este interés red como una oportunidad. Sobre todo porque a Zidane le encanta Sadio Mané, el punta senegalés del Liverpool. Zizou siente que Jovic todavía es un proyecto de futuro por lo que sueña con el músculo, trabajo y calidad del jugador africano, un delantero ya hecho que puede encajar a la perfección junto a su protegido, Benzema, y el nuevo crack merengue, Eden Hazard. Sin duda formarían un tridente temible. No obstante, para que haya entendimiento entre ambos clubes tendrán que ceder e intercambiar cromos, posiblemente con un coste superior a favor del Liverpool, que valora a su delantero en unos 200 millones. Ahora bien, Florentino, de dar el capricho a Zidane, no quiere invertir grandes cantidades en la operación y pediría un trueque, como cree él, justo y beneficioso para sendas entidades.


¿Gustará esta operación a la afición blanca?