Messi echa a un protegido de Ernesto Valverde (y no es Rafinha o Rakitic)

El capitán del Barça obliga a un futbolista a irse

Leo Messi está intentando por todas las vías posibles convencer a Ousmane Dembélé para que se marche al Paris Saint-Germain, lo que acercaría enormemente a Neymar Junior al Barça. Porque el galo, en un principio, se negaba a entrar en la operación, pues su intención y su deseo era quedarse donde está, a pesar de lo mal que pinta su situación.

Pero en el Camp Nou están seguros de que lograrán convencerlo. Para ello, le ponen diferentes motivos sobre la mesa. Comenzando por los minutos de juego, algo clave en su progresión, pues cabe recordar que apenas tiene 22 años. Y bajo el mando de Ernesto Valverde no sería más que una valiosa pieza de la rotación, disputando solo los encuentros sin demasiada importancia o entrando desde el banquillo. Pero las grandes citas, las vería desde el banquillo.

Con Messi, Luis Suárez y Antoine Griezmann por delante, a los que se podría sumar ‘Ney’, no tendría espacio. Y a ellos habría que sumar a Carles Pérez, que viene con mucha fuerza. En el PSG, además, regresaría a su país natal, por lo que podría estar más cerca de su familia y sus amigos, y compitiendo en una liga, la Ligue 1, en la que podría brillar y recuperar sensaciones de cara a la Eurocopa 2020.

Allí, ganaría un buen salario, ampliaría su palmarés y sería indiscutible junto a su íntimo amigo, Kylian Mbappé. Y no solo coincidiría con él en el vestuario, también junto a otros como Presnel Kimpembe o Alphonse Areola. Y, como entrenador, tendría a Thomas Tuchel, con el que coincidió en el Borussia Dortmund y mantienen una excelente relación.

El técnico alemán supo exprimir al máximo su potencial y le dio plena confianza, lo que aún a día de hoy agradece pues sabe que, sin él, no hubiera llegado donde está. Tal es su aprecio hacia él, que, cuando abandonó el Signal Iduna Park, pidió salir detrás.

¿Será suficiente para convencer a Dembélé?