Messi estalla: traición en el vestuario del Barça (y vas a alucinar)

El argentino está tremendamente enfadado

Junior Firpo fue baja de última hora para medirse al Inter de Milán en la segunda jornada de la Champions League. Un contratiempo inesperado que obligó a Ernesto Valverde a improvisar y a colocar a Nelson Semedo en el flanco zurdo, pues Jordi Alba está lesionado. El hispano-dominicano alegó unas molestias en los isquiotibiales que pocos se creen.

Porque es muy sospechoso que se lo produjera de repente, sin molestias previas, y tan solo a falta de unas horas para el duelo. En el Barça no quieren asegurar nada, pero muchos miembros en el vestuario piensan que al ex del Real Betis le pudo la presión que tenía a sus espaldas y que se ‘borró’ para no tener que jugar contra el equipo ‘neroazzurro’ en Champions League.

Porque al lateral de 23 años le está costando adaptarse al club más de la cuenta. Más que nada, porque esperaban que su aparición fuera paulatina, y que comenzara teniendo pocos minutos, siendo el suplente de Alba. Pero su lesión precipitó todo y provocó que tuvieran que meter la prisa en el cuerpo al internacional español sub 21, al que aún se le ve perdido y desorientado. 

En el último choque, contra el Getafe, fue uno de los puntos débiles, pese a maquillar su actuación con un gol. Pero aún no tiene asimilados los conceptos y sufre bastante. En especial, aún no está aclimatado a su rol, el de lateral ofensivo, ya que venía jugando como carrilero en el Benito Villamarín. No hace falta decir que a Leo Messi no le ha hecho ni pizca de gracia saber que se ha montado ‘un show’ para no jugar.

Entiende que la presión es enorme y que no todo el mundo sabe gestionarla de la mejor manera. Pero hay confianza en él y como mejor se aprende es fallando. Esfumándose, no se consigue absolutamente nada.

Más vale que no vuelva a ocurrir.