Messi lo echa del Barça: lo quiere fuera o habrá guerra

El argentino explota contra un jugador

A Leo Messi no le sirven los cuentos. Cuando el argentino dicta sentencia, no queda otra que callar, agachar la cabeza y asumir las consecuencias. Y pobre del que alce la voz y se rebele, pues puede sufrir reprimendas bestiales. Como por ejemplo le ocurrirá a Ousmane Dembélé, al que estuvieron presionando durante este verano para que se marchara al Paris Saint-Germain y entrara en la operación por Neymar Junior.

Algo a lo que el ex del Borussia Dortmund se negó. Cree que todavía es muy pronto para regresar a su país, Francia, y le gustaría seguir en el Barça, donde cree que esta puede ser su temporada. Y, en caso de marcharse, prefiere hacerlo a la Premier League, una competición que se adapta como anillo al dedo a sus cualidades y en la que podría brillar mucho más, y donde tiene el interés del Liverpool de Jürgen Klopp.

Pero, hoy por hoy, ‘El Mosquito’ solo se centra en el cuadro culé y desea seguir allí. Luego, ya se verá, pero su sueño era, es y seguirá siendo brillar y jugar al lado de Gerard Piqué, Marc-André ter Stegen, Luis Suárez y compañía. Y más, ahora que ha llegado su íntimo amigo Antoine Griezmann. Una idea que pone los pelos de punta a Messi.

Quiere perderle de vista lo antes posible y ha dado la orden de que se marche. Si no puede ser en enero, en junio, pero no aceptará tener que verle la cara otra campaña más, después de esta. Está harto de su actitud, de su poca profesionalidad, de su egocentrismo y su egoísmo sobre el terreno de juego. Pero lo que más le escuece es recordar el precio que pagaron por él: 150 millones de euros. 

A sus 22 años, aún sigue teniendo cartel y esperan recibir ofertas por Dembélé de unas cifras similares. Pero tendrá que ser rápido, antes de que su valor de mercado siga cayendo.

Algo que parece muy probable…