Messi se lo quita al Real Madrid: la estrella por la que negocia el Barça

Florentino Pérez se va de vacío

El Barça no dejará tan fácilmente que una de las grandes promesas de La Masía en los últimos años, Adama Traoré, refuerce al eterno rival, el Real Madrid. Y es que no hace falta hacer mucha memoria para recordar que el internacional español sub 21, de origen maliense, se crió en las categorías inferiores del club azulgrana, al que ingresó siendo un crío, desde L’Hospitalet.

Y fue quemando etapas, y ganándose un nombre gracias a su velocidad y su potencia, hasta llegar al filial. Allí, en Segunda División, se asentó, y tuvo la oportunidad de debutar en el primer equipo de la mano de Luis Enrique. Pero allí se quedó, pues viendo la falta de oportunidades decidió emigrar a la Premier League, concretamente al Aston Villa.

Allí no se asentó y apenas tuvo continuidad, y descendieron a la Championship, lo que le llevó al Middlesbrough de Aitor Karanka, donde estuvo dos temporadas, una en segunda, en la que volvió a recuperar caché. Y eso le llevó al Wolverhampton Wanderers en 2018, recién ascendido a Primera División, y ya convertido en el portento físico que es hoy en día.

Y bajo el mando de Nuno Espirito Santo ha explotado el todo y ha dejado atrás el cartel de promesa, a sus 23 años. Adama, puro músculo, es sin ninguna duda el jugador más veloz, explosivo y fuerte de toda Inglaterra, y cada semana regala exhibiciones en el Molineux Stadium, donde se ha convertido en indiscutible, tras un primer año en el que fue más bien un revulsivo.

Jugando como carrilero, extremo o delantero, nadie se atreve a sacarle del once inicial. Adama acumular cinco goles y siete asistencias entre todas las competiciones y su valor de mercado ya ronda los 30 millones de euros. Liverpool, Tottenham, Manchester United o Chelsea ya han llamado a su puerta.

Y el Barça podría repescarle cinco años después.