Messi tiene un problema muy grave: durísima bomba en el Barça-Villarreal

El argentino reapareció en el Camp Nou

El Barça logró llevarse los tres puntos ante el Villarreal en casa. La tercera victoria de la temporada para recuperar ánimos, sacar conclusiones y escalar posiciones en la tabla. Aunque se sufrió más de lo esperado en un principio, después de que Antoine Griezmann y Arthur Melo, con un golazo de escándalo, adelantaran a los de Ernesto Valverde al poco de iniciarse el encuentro.

Pero Santi Cazorla, con otra obra de arte, recortó distancias antes del descanso. Ya en la segunda mitad, el dominio siguió siendo para los culés, que tuvieron oportunidades como para sentenciar mucho antes. Algo que no sucedió, dejando vivos al ‘submarino amarillo’, que intentó reaccionar, pero se acabó diluyendo tras la entrada de Ansumane Fati, muy activa en los apenas 15 minutos sobre el césped.

Y uno de los protagonistas, como no, pese a no marcar, fue Leo Messi, que reapareció como titular por primera vez en este curso en el Camp Nou. La afición le echaba, y le echa de menos, pero el argentino no pudo responder sobre el campo, aunque su sola presencia ya es un motivo de preocupación para el rival. No estuvo a su nivel y demostró que le falta rodaje. 

No obstante, eso no es lo que preocupa en Barcelona. Es normal que aún no sea decisivo, pues está falto de ritmo, después de no poder realizar la pretemporada y llegar sin rodaje. Lo entienden y confían en que pronto volverá a su nivel. Lo que preocupa es sus constantes molestias físicas, que le obligaron a ser sustituido al descanso.

Ousmane Dembélé cogió su testigo y también reapareció. Pero queda patente que Messi no está, ni mucho menos, recuperado de sus dolencias, y se le vio durante todo el primer tiempo, renqueante, cojo y pidiendo masajes. Y el problema es aún mayor viendo su edad: puede que su cuerpo haya dicho basta y este mal ya sea crónico.

Crónicas