Messi y Valverde pactan una salida que no gusta en el vestuario del Barça

Lío en el Camp Nou

Hay que hacer espacio para que llegue Neymar y los canteranos puedan tener alguna oportunidad en el futuro y parece que eso es lo que han pensado Leo Messi y Ernesto Valverde, quienes habrían sido los que habrían firmado la sentencia de un Rafinha Alcántara que ha vuelto tras su lesión de la mejor de las maneras. No obstante, parece que como le ocurrió al Real Madrid galáctico de Florentino Pérez, cuando llegan las estrellas sobra la clase media.

Los pesos pesados del equipo azulgrana han considerado que el menor de los hermanos Alcántara podría salir sin llega una buena oferta. Algo que parece que no llegará por parte del Valencia, ya que Peter Lim ha vetado su fichaje a Mateu Alemany y Marcelino García Toral.

En el Barça consideran a Rafinha un futbolista muy útil por su polivalencia, pero en el centro del campo quieren que Carles Aleñá tenga más minutos y el centrocampista brasileño puede ser un problema para ello y en el ataque el rol de sustituto de Leo Messi cuando este esté lesionado o no disponible ya lo tienen cubierto este año con la llegada de un Antoine Griezmann que ha venido a coger el papel de remplazo del crack argentino.

Las ofertas por Rafinha podrían llegar del Nápoles, que sigue buscando un enganche tras la no llegada de James Rodríguez, y del Bayern de Múnich, donde su hermano Thiago habría recomendado su fichaje y podrían formar un centro del campo más que interesante con Thiago y Rafinha Alcántara, Javi Martínez y Philippe Coutinho, una medular 'made in La Liga'. 

El precio de salida del jugador brasileño parece que estaría entorno a los 25 millones de euros, aunque no se descarta una cesión con opción de compra obligatoria que podría diferir el pago de la venta de Rafinha.