Messi veta un fichaje para la defensa del Barça (y no es Junior Firpo)

El capitán baja el pulgar

Dani Alves llamó al Barça para hacer saber su disponibilidad. El veterano defensor comunicó hace varias semanas que no renovaría su contrato con el Paris Saint-Germain, el cuál finalizó el 30 de junio, y por tanto, hoy por hoy es agente libre y puede negociar con cualquier club. Y, tras su brillante papel en la Copa América, siendo ganador y elegido MVP del torneo, ofertas no le faltarán.

El Manchester City de Pep Guardiola es el que más se ha interesado por el crack de 36 años, que aportaría una gran experiencia y que demostrado que aún le quedan un par de campañas al máximo nivel. Una opción, la de aterrizar en el Etihad Stadium, que ha cobrado fuera a medida que avanzaban los días.

Sin embargo, el destino predilecto del ex de la Juventus de Turín es regresar al Camp Nou, donde estuvo ocho temporadas, y donde ofreció su mejor versión. Estaría encantado de volver, reencontrarse con antiguos compañeros y poner punto y final a su trayectoria profesional en su segunda casa. Una idea que no desagradaba a la directiva, que tan solo cuenta con Nelson Semedo, si es que no acaba diciendo adiós, en ese puesto.

Sergi Roberto no es defensa y el rendimiento de Moussa Wagué, del filial, es una incógnita. Y el lateral más prometedor de La Masía, Mateu Morey, se ha marchado libre al Borussia Dortmund. La posibilidad que tenía a Alves como protagonista, pues, ganaba enteros.

Pero los perdió en el momento en el que Messi, íntimo amigo de Dani, escuchó sus declaraciones. En ellas, acusaba a Leo de faltar el respeto a su país y su selección, debido a las palabras del capitán culé, en las que aseguraba que el torneo estaba amañado a favor de los ‘canarinhos’. 

Ahora ya no quiere saber nada de él.