Nadie lo esperaba, y menos Zinedine Zidane: ¡ya hay tridente!

Es, sin duda, la sorpresa del verano

Aunque Zinedine Zidane haya hablado poco en rueda de prensa emitiendo juicios de valor sobre algunos de sus futbolistas, hoy en boca de todos, sí han trascendido varias de sus reflexiones y decisiones que, lógicamente, afectan no solo a los jugadores implicados, sino al resto de la plantilla, al presidente, Florentino Pérez, y a los aficionados.

Estos últimos, multitud de ellos de hecho, no entienden la fijación del francés por Paul Pogba, al que consideran sobredimensionado y que, por ende, no vale el precio que el Manchester United pide por él: entre 180 y 200 millones de euros. Más de dos veces Cristiano Ronaldo. Otro par de Bales. Un dineral.

Con todo, para Zizou su compatriota es indispensable. Para él es clave el recorrido y la capacidad de Pogboom para las transiciones, que liberaría de trabajo a Tony Kroos y, sobre todo, Luka Modric, del que espera su mejor rendimiento sin tener que sacrificarse tanto en defensa.

Pogba, con el Manchester United

A estas alturas de la pretemporada, nadie le va a hacer a Zidane cambiar de opinión.

Ese hipotético centro del campo sería la base desde la que nutrir de balones a su tridente de ataque, en el que Eden Hazard y Karim Benzema son fijos. Lo que no esperaban ni Florentino, ni el club, ni los aficionados, ni el propio míster francés era que la tercera pieza sería Gareth Bale.

El galés se ha cerrado en banda a salir del Madrid. El club, por su parte, ha recibido ofertas pobres por él, inaceptables, y ante esta tesitura ambas partes seguirán con su tortuoso matrimonio. Eso sí, a estas alturas hay un cambio, quizá más por obligación que por querencia: el británico está a buen ritmo y muy implicado en la dinámica del grupo en Canadá. Tanto es así que voces internas empiezan a resaltar que aún hay vida en las botas del que fuera uno de los mejores futbolistas del mundo hace bien poco.

Desde luego, si se lo gana sobre el terreno de juego y muestra carácter, el expreso de Galés tiene calidad a raudales en sus piernas, todo sea que quiera explotarla. La situación ha marcado al Madrid una nueva y fundamental misión: recuperar a Bale para la causa.