Niega a Messi. Dice “sí” a Florentino Pérez: ¡revolución en Europa!

Un crack pasa del Barça

Kylian Mbappé no quiere saber nada del Barça. Aunque el cuadro azulgrana era uno de los muchos equipos que seguía sus pasos, pues le consideraba un buen relevo para un Leo Messi que cada vez sufre más lesiones y que, tarde o temprano pondrá fin a su carrera, no pasa por la cabeza del francés acabar en el Camp Nou. Allí, con Antoine Griezmann, Ousmane Dembélé, Luis Suárez y muy probablemente Neymar Junior, no tendría continuidad.

Además, su sueño, como ha dicho en infinidad de ocasiones, es acabar en el Real Madrid, el club de sus amores. Ya estuvo cerca de aterrizar allí en 2017, pero decidió que lo mejor para su progresión era seguir en Francia, motivo por el cuál acabó firmando con el Paris Saint-Germain, que pagó la nada desdeñable cifra de 180 millones de euros por un futbolista que apenas contaba con 18 años de edad.

Y se puede decir que no le ha ido nada mal. Allí se ha consolidado como uno de los mejores futbolistas del Mundo, ha alzado títulos, ha ganado el Mundial… pero aún le queda una asignatura pendiente: la Champions League, un trofeo que se resiste. Y nada hace indicar que este curso pueda caer, pues por delante del PSG hay equipos como Liverpool, Manchester City, Juventus de Turín…

Mbappé está preparado para el siguiente reto y ese será a partir del año que viene: abandonar su zona de confort y emprender una nueva aventura, en un equipo que de verdad sea candidato a ‘la Orejona’ y en una liga mucho más potente que la Ligue 1. Una idea que asusta a Nasser Al-Khelaïfi, que poco puede hacer para retenerle, teniendo en cuenta que su contrato expira en 2021 y que, si no lo traspasa el año que viene, lo perdería gratis al siguiente. 

Y el ‘7’ ya tiene más que decidido salir. Florentino Pérez ya sondea su fichaje y ya va conversando con su entorno. Kylian está muy receptivo y ya habría dado el ‘sí’ al Madrid. Allí, sería indiscutible, y haría olvidar la figura de Cristiano Ronaldo, cuyos goles aún se añoran.

La operación rondaría los 250 millones.