¡No puede más! Zidane estalla y dice basta.Florentino tiembla al escucharle

El francés ha alcanzado su límite y ha cargado contra todo y todos

Hay momentos en la vida que hay que decir basta. Cuando uno ya no puede más tiene que parar, respirar y decir: hasta aquí he llegado. Todos tenemos límites a los que no queremos llegar. Líneas que no queremos cruzar y que si nos obligan a hacerlo puede hacernos mucho daño. Todos debemos saber donde está nuestro límite y procurar siempre no alcanzarlo. Uno no sabe que hay después de cruzarlo.

Hay míticos enfados en el mundo del fútbol por sobrepasar ese límite. Algunos se las fue la olla, como a Pepe contra el Getafe. El pisotón a Casquero es histórico. Al portugués le cayeron 13 partidos y se ganó una fama de jugador duro que le ha perseguido siempre.

Otros como Luis Aragonés llegaron a enganchar de la pechera a Samuel Eto´o.

Cuando el camerunés fue sustituido por el “Sabio de Hortaleza” en un partido de liga con el Mallorca. Eto´o dio una patada a una botella y se dirigió al banquillo. Luis Aragonés fue a buscarle como un resorte y casi , literalmente, le arranca la camiseta al bueno de Eto ´o. Todo quedo ahí y luego el de Camerún dijo que Argones era como un padre para él.

El que ha estallado hoy es Zidane. El francés ha salido hoy en rueda de prensa y no tenía buena cara. No ha sonreído en ningún momento. No está el tema para hacerlo. Después de defender a su equipo técnico tras las numerosas lesiones ha llegado el momento de preguntar sobre Vinicius.

Y ahí es cuando Zidane ha dicho basta. Ha comentado el francés que tiene muchas esperanzas en el brasileño. Que cuenta con él y que paren de decir que no. Que por mucho que se repita no se va a convertir en una verdad. Ha dicho también que no jugará muchos días pero que hay que tener paciencia con él, pues no tiene aún ni 20 años.

Un claro mensaje para aquellos que pensaban que Zidane no contaba con Vinicius y un mensaje de refuerzo para el brasileño que lo necesitaba. Zidane ha dicho hasta aquí. Ese es su límite. Menos mal que no estaba Materazzi en la sala de prensa hoy.