Novedades en el caso Griezmann (y son malas noticias para el Barça)

El Atlético de Madrid suelta la bomba

Sigue el episodio que tiene a Antoine Griezmann como protagonista. El escándalo llega a su fin y pronto se conocerá cuál será su futuro, el cual apunta, irremediablemente, fuera del Atlético de Madrid, como se encargó de anunciar hace unas pocas semanas a través de un corto video, en el que hacía público su deseo de marchar y emprender nuevos desafíos.

‘El Principito’ se ha plantado y hará uso de su cláusula de rescisión, de 120 millones de euros, para abandonar un club al que llegó en 2014, procedente de la Real Sociedad por unos 30 ‘kilos’, siendo una de las mayores promesas del futbol mundial. Cinco años después, se marcha en el mejor momento de su carrera, siendo uno de los mejores jugadores del Mundo, y con varios títulos bajo el brazo, como una Europa League, una Supercopa de Europa, una Supercopa de España o un Mundial con su selección.

‘Grizzi’ se ha cansado del juego rácano que propone Diego Pablo Simeone, que pone techo a las aspiraciones del equipo. Además, los fracasos son continuos, como se pudo comprobar esta campaña, siendo humillados por la Juventus de Turín en octavos de final de la Champions League. El cuadro colchonero no es aspirante a nada y, para colmo, ya ha perdido a varias estrellas como Diego Godín, Rodrigo Hernández y Lucas Hernández.

El Barça es su destino más probable, ya que tienen un acuerdo cerrado desde hace meses y las conversaciones lleva produciéndose desde hace años. De hecho, el pasado verano ya estuvo a punto de vestir de azulgrana. Este será el momento y el acuerdo se hará oficial en los próximos días. Es más, Griezmann ni acudió a los entrenamientos y se ha declarado en rebeldía, pues no quiere regresar al Manzanares.

El conjunto culé lo tiene todo preparado para anunciar su llegada, si bien esperaba negociar el precio con el Atleti, para fraccionar el pago o incluso rebajarlo con la inclusión de alguna pieza, como Nelson Semedo, Malcom o Rafinha. Una posibilidad que en el Wanda Metropolitano han descartado.

El Barcelona, por tanto, tendrá que abonar la cláusula integra para llevárselo.