Nuevo jugador gafado por el Barcelona

Otro jugador al que le persigue la maldición culé

No es fácil ser ex jugador de un equipo grande. Cuando dejas el F.C Barcelona o el Real Madrid siempre lleva contigo esa cruz que te va a acompañar siempre : no era lo suficiente bueno para triunfar en un equipo grande. Es un jugador para equipos medianos.

Pique y Bojan

Es la historia de siempre y el Barcelona parece que no está por la labor de ayudar a sus ex jugadores una vez abandonen el club. Se les busca salida sin importar si para ellos es o no una buena opción.

Esto comienza a pesar en el F.C Barcelona y en futuras contrataciones, pues muchos jugadores empiezan a plantearse si de verdad merece la pena arriesgarse en fichar por un equipo que luego se va a deshacer de ti sin importar lo más mínimo los servicios prestados. Existe el miedo de vivir un caso como el de Coutinho este verano.

Coutinho

Philipe Coutinho venía para ser uno de los grandes referentes en el campo y fuera de él durante el siguiente lustro. Era joven, bueno, carismático, brasileño, amigo de Neymar. Tenía el talento y las ganas de triunfar. Pero el fútbol no entiende de ganas, solo de resultados. Y estos han puesto a Coutinho en el disparadero.

El brasileño más preocupado por lo que se dice de él que de rendir en el campo ha visto como el Barcelona le ha puesto en el mercado y prácticamente le está subastando por toda Europa sin importar el destino que quiera él ni la mejor opción. Solo quiere desprenderse del jugador.

Algo similar vivió durante el verano Malcom. El brasileño llegó el año pasado por expreso deseo de la dirección deportiva, Ernesto Valverde nunca le quiso y eso pesó mucho al jugador. Sin la confianza del entrenador apenas tuvo minutos el año pasado y hace pocos días se iba por la puerta de atrás y era traspasado al Zenit de San Petersburgo.

Malcom

El equipo catalán convenció al jugador de ir a una liga menor y el brasileño ya se está arrepintiendo. En su debut con la camiseta azul del Zenit parte de la grada silbó al jugador y se vio hasta una pancarta racista contra Malcom.

La preocupación en la directiva rusa es tal, que lejos de pedir disculpas y buscar a los aficionados culpables de las deplorables acciones contra Malcom, se plantean vender ya, en el próximo mercado de fichajes, al jugador brasileño.

Y mientras tanto en Barcelona se frotan las manos porque la operación para ellos ha sido perfecta. Compraron al jugador por 30 millones y lo han vendido por 40. “ Más que un club¨, eso sí, cierren la puerta al salir y no molesten. Que se lo digan a Malcom.