¡Oferta bomba al Barça, se va!: “¡No hay sustituto!” (el vestuario explota)

Ha surgido el club tapado, con una gran proposición y lo venden

Aunque sea pura suposición, establecer una relación entre el fútbol actual (con terrenos de juego parecidos a tapetes de billar y, por consiguiente, más propicios a favorecer la posesión del balón; también menos duros en cuanto a entradas se refiere, e, igualmente, más tácticos) y el que se jugaba, sin ir más lejos, hace quince años, es una mera conjetura, porque las necesidades han cambiado, también la profesionalidad y el scouting, entre otros muchos detalles, sin embargo la historia nos enseña que en el pasado está la solución a varios problemas presentes.

Hoy en día hay especies en extinción que antes abundaban (el fútbol es una proyección de la realidad). El encarador natural, el delantero centro y referente, el juego por bandas… Y es ahí donde empiezan a buscar soluciones muchos entrenadores de primer orden mundial. Por eso encontrar perfiles clásicos, tales como jugadores habilidosos, zurdos o diestros cerrados, con capacidad de desborde y llegada a línea de cal para poner un centro medido, es decir, un extremo puro, es cada vez más complicado. Y costoso, cuando aparecen se los rifan.

Neymar, con la selección brasileña

Incluso el todopoderoso Barça no tiene muchos jugadores de este perfil, por lo que perder un recurso de este calibre sería debilitar al equipo. O eso es lo que perciben nombres con peso en la plantilla, como el mismísimo Leo Messi, que quiere evitar la salida de Malcom o por lo menos hacer que venga un jugador de esas características al Barça.

El extremo brasileño lleva mucho tiempo, más este verano, coqueteando con su salida ya que quiere ser titular y en el conjunto culé esa posibilidad es muy remota. No vas no le faltan. Si primero fue el Arsenal el que llamó a su puerta, ahora es el Borussia de Dortmund, que, además, trae dinero para llevárselo: 40 millones de euros. Al jugador le gusta la opción de la Bundesliga y quiere irse.

En las oficinas azulgranas, por su parte, y con el dinero en mano, no se opondrán a recaudar a la causa. La operación está cerca de cerrarse.