¡Otro palo para el Barcelona! Nada le sale bien al equipo culé

Un movimiento entre jugadores que rompe los planes de Valverde y enfada más a Messi

Las cosas están muy tensas en Barcelona. Mucho. Los resultados no acompañan y las sensaciones tampoco. Además en cada declaración que hace Ernesto Valverde parece que por momentos haya perdido el norte. Se le ve superado y diciendo cosas impropias de él.

Ayer mismo, en la previa del partido contra el Villarreal de esta noche, decía el catalán que era raro que le hayan pitado al equipo catalán tres penaltis esta temporada. Hay que recordar que cada penalti ha sido más claro que el anterior. El que hizo Piqué en Granada es una mano, que por mucho que se queje Piqué, es imposible no pitarla. EL día de Borussia Semedo traba en el área a un jugador rival y el pasado sábado Arturo Vidal hace una mano aún más clara que la e Gerard Pique. 3 penaltis que ahora usa Valverde como excusa.

Y nunca ha sido el técnico vasco muy de dar excusas. Siempre ha sido sincero y directo en las respuestas. Pero la tensión que rodea al Barcelona está pudiendo con él y el hombre afable que llegó hace ya dos temporadas se ha convertido en un ermitaño entrenador que se cierra ante las preguntas de la prensa.

Es una incógnita el 11 que hoy sacará Valverde. No está acostumbrando el vasco a hacer rotaciones y es imposible llegar a acertar.

Ha dejado fuera a Rakitic y Carlos Pérez. Lo del canterano es más normal debido a que vuelve Dembélé. Lo del croata se ha tomado en el vestuario como un toque de atención y un castigo. Rakitic estaba enfadado porque no había jugado aún este año y el otro día no jugó al nivel esperado por Valverde. A la grada.

El croata piensa aún en salir en enero y la Juventus era su objetivo. Pero la Juventus mira ahora hacia Londres y quiere cerrar a Williams, que acaba contrato. Williams que fue una petición de Leo Messi hace dos años y estuvo a punto de fichar el Barcelona por 80 millones. Todo mal en Barcelona.

Rakitic sin poder salir a la Juventus, Williams sin poder llegar al Barcelona. Cuando las cosas van mal, van mal. Valverde lo sabe y sabe que hoy solo vale ganar. Los entrenadores ya se acumulan en la cola del Camp Nou. El banquillo está caliente.