“Prefiero a Ansu Fati” Valverde sentencia a un galáctico ¡Y Messi le apoya!

El de Eibar puede ser su tumba deportiva en el Barça ¡en octubre!

La última vez que el Barça fue esa apisonadora que hacia conjugar la inversión en millones con la eficacia de la cantera sobre un terreno de juego, hasta el punto de que sus rivales les veían pasar como si fuesen bólidos inalcanzables, fue con Luis Enrique en el banquillo y Neymar caído a banda izquierda. Por entonces, Leo Messi gozaba del respaldo de dos crack que podían suplir sus deslices, Luis Suárez y el propio brasileño, y además se beneficiaba de los espacios que abrían las gambetas del 10 de la canarinha.

Después han venido, sobre todo en Europa, las sequías más largas, con el Madrid ganando Champions como si fuesen torneos menores y con la sensación de que el tridente del Barça se había roto. Hoy en día, sea por la discontinuidad de Ousmane Dembelé y Philippe Coutinho o por la incomodidad de Antoine Griezmann, el triunvirato nunca ha regresado. Aún se le espera. Sin embargo Ernesto Valverde lo busca con ahínco.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

🇫🇷

Una publicación compartida de Antoine Griezmann (@antogriezmann) el

En un 4-3-3 inamovible en el Barcelona, la figura del interior izquierdo es básica, más aun sabiendo de la tendencia del astro argentino de embolsar balones directos a la red desde aquellos provenientes del desequilibrio montado desde el costado. Eso con Griezmann, más volante que otra cosa, es improbable que ocurra. Dembelé sí puede cumplir con esa faceta pero su regularidad no existe. Entonces, ¿tiene solución esta situación?, para Valverde sí: Ansu Fati.

El entrenador, pese al marrón que supone sentar al fichaje más caro de la temporada, no le va a temblar el pulso y siente que el chaval, de 16 años, cumple mejor con la faceta que necesita que El Principito. Y en este caso, Messi, principal beneficiado de los encaradores en la frontal del área, le da la razón al txingurri y no levantará la voz para contradecirle. Mañana a la una (13:00, hora española) en Eibar sabremos si ya se da el paso.