Un protegido de Florentino Pérez deja el Real Madrid y se va a Alemania

Concretamente, al Bayer Leverkusen

Martin Odegaard pondrá fin a sus días como jugador del Real Madrid este verano. El crack noruego no ha podido cumplir con las expectativas que generó su fichaje y se irá por la puerta de atrás, sumando apenas tres encuentros con el primer equipo, un bagaje lamentable.

Criado en el Stromgodset de su país, numerosos ojeadores de clubes de primer nivel recomendaron su fichaje, pues, a sus 15 años, ya era la gran estrella de la débil liga nórdica. Además, al finalizar contrato, llegaría a coste cero.

Florentino Pérez se adelantó a Liverpool, PSV, Borussia Dortmund, Milan y demás equipos y se llevó a un jugador al que no dudó en comparar con Leo Messi. Le pusieron una presión enorme a sus espaldas y nunca respondió, lo que le valió numerosas críticas que minaron su moral.

Dos años estuvo en el Castilla, en Segunda División B, en el que era irrelevante. No tenía el físico que pedía la competición y sus detalles eran demasiado intermitentes, por lo que se decidió darle salida y cederle al Herenveen un año y medio, para que brillara en una liga que es una cuna de talentos, la Eredivise, perfecta para un jugador de sus condiciones.

Tampoco pudo convencer allí, así que volvió a ser cedido a Holanda, esta vez al Vitesse Arnhem. Y en su nuevo destino sí que ha podido brillar y encontrar la regularidad que tanto pedía. 11 goles y 12 asistencias es su bagaje final de este curso, en el que por fin ha explotado, lo que le ha valido para colarse en la agenda de equipos de mayor nivel.

El más interesado era el Ajax, que lo quería para cubrir una eventual salida de Hakim Ziyech. Sin embargo, los 20 millones de euros que el Madrid pide los consideraban excesivos, por lo que se retiraron de la puja hace semanas.

Por suerte para Odegaard, otro gran club, el Bayer Leverkusen, que juega en una liga más potente, la Bundesliga, y que también participará en la Champions League, sí se ha mostrado dispuesto a pagar tal cantidad y se llevará el gato al agua. 

El internacional noruego ya ha aterrizado en Düsseldorf y en las próximas horas se hará oficial el trato.