El próximo Sergio Ramos ya está aquí. Su cláusula: 12 millones de euros

Los equipos más fuertes de Europa lo tienen en mente para verano de 2020

De vez en cuando surgen en el fútbol jugadores de forma repentina que aparecen en Primera División y, de un día para otro, se convierten en candidatos para completar plantillas de los más grandes. Cuando esto sucede son varios los factores que se aúnan sobre un solo jugador para que, en un periodo tan corto de tiempo, los equipos más potentes de Europa se disputen al canterano en cuestión.

Salisu

Lo primero que hay que afirmar es que aunque de cara al gran público este éxito sea algo repentino y fruto de poco tiempo, nada más lejos de la realidad. El canterano en cuestión llevará años trabajando en la sombra, en la cantera del club y la única diferencia es que, al jugar en Primera División, el eco mediático es enorme. A esto hay que añadirle que el estilo de juego donde debuta es afín a sus cualidades y aquí está el trabajo más difícil de las secretarías técnicas interesadas en su fichaje: saber si esa perla será capaz de adaptarse y acoplarse con éxito a una plantilla con otro estilo y con mayores objetivos y presión. 

Por último, algo que también caracteriza a estos jugadores es su fuerte personalidad. Han sido capaces de comenzar una etapa tan dura como es la de los primeros partidos en la primera división con éxito y esto esta al alcance de unos pocos elegidos con mucha seguridad en sí mismos. Pues bien, el central del Real Valladolid, Mohammed Salisu, cumple a la perfección con estas tres premisas: mucho trabajo en la cantera, una enorme personalidad que le está ayudando a marcar a los mejores jugadores del mundo con tan solo 20 años y unas condiciones muy buenas para el sistema de juego del Real Valladolid. El ejemplo más claro de esto es Sergio Ramos. El sevillano fichó por el Real Madrid con tan solo 27 partidos disputados en Primera División, pero su potencial llevó al Real Madrid de Florentino a pagar 30 millones de euros por él. Físicamente, Salisu es tan fuerte como él y tiene aún más zancada que el de Camas. 

Ahora habrá que ver si Salisu es capaz de seguir progresando con la salida de balón, uno de sus puntos débiles y donde, si mejora, se convertirá en un central muy interesante para los equipos más fuertes del continente.