El PSG acerca a una estrella al Barça (y no es Neymar)

Messi se frota las manos

Terremoto en el Paris Saint-Germain. La marcha del director deportivo, Antero Henrique, y la llegada de un viejo conocido, Leonardo, ha trastocado mucho los planes. Para comenzar, en las salidas de Neymar y Kylian Mbappé. A diferencia de su predecesor, el ex del Milan prefiere dejar marchar al brasileño, más viejo, más problemático y con más tendencia a lesionarse.

También en los fichajes. El brasileño ha paralizado muchas incorporaciones que estaban cantadas y que esperaban anunciarse, a excepción de la de Ander Herrera, y ha impulsado otras, como la de Pablo Sarabia desde el Sevilla. Una que ha dejado en ‘stand by’ es la de Raphaël Guerreiro.

Las negociaciones por el franco-portugués estaban muy avanzadas y esperaban anunciar pronto el trato, pero ‘Leo’ ha paralizado todo, por desgracia para un Thomas Tuchel que ya lo tuvo a sus órdenes en el Borussia Dortmund, que lo fichó procedente del modesto Lorient en el año 2016, a cambio de 12 millones de euros.

El técnico alemán había pedido su llegada, ya que le ve un comodín perfecto para la plantilla, pues puede jugar como lateral zurdo, como interior, como mediocentro y como extremo. Una polivalencia que le gusta mucho, pues en esa posición el PSG no anda precisamente sobrado.

Guerreiro acaba contrato en 2020 con el BVB y no hay acuerdo ni intención de renovar, ya que su rol con Lucien Favre es completamente secundario. Pero, de momento, la opción de recalar en el Parque de los Príncipes está congelada, pues tienen dudas por sus constantes lesiones. 

Una bomba que ha reactivado el interés del Barça, que lo tiene en la agenda como posible relevo de Jordi Alba. Gusta por su experiencia, su edad, 25 años, y su precio, de unos 25 ‘kilos’.

En Alemania están dispuestos a negociar por él, ya sin el PSG en la carrera.