El PSG de Neymar le roba ‘al nuevo Messi’ al Barça

El cuadro galo se lleva a una joya

El Barça se quedará con la miel en los labios. Takefusa Kubo, una de las grandes perlas del futbol mundial, ha rechazado a la escuadra azulgrana para unirse al proyecto que le ofrece el PSG y en el que tendrá la misión de cumplir con las expectativas. Y, viendo que le comparan con Leo Messi, no será una tarea sencilla.

Nacido en Japón un cuatro de junio de 2001, con apenas nueve años entró en la Masía, donde caló rápidamente. Pronto aprendió el idioma, se integró en Barcelona y pasó a ser uno de los mayores talentos.

A tan corta edad, ya sorprendía ver su enorme calidad y su proyección. Todo, unido al hecho de la gran expectación que generaba en su país natal, llevaba a la directiva a frotarse las manos, pues tenía en ellas a un futbolista llamado a marcar una época y a abrir un mercado en Asia.

Pero, a los 14 años, llegó la peor noticia que se le puede dar. Con su familia asentada en la ciudad condal y con Take quemando etapas a velocidad vertiginosa, la FIFA le obligó a dejar el Barça y volver a Japón.

Kubo fue uno de los afectados por la sanción que le impusieron al cuadro culé debido a las irregularidades en la contratación de menores de edad, por lo que no le quedó mas remedio que hacer las maletas y unirse al Tokyo FC.

Con 15, ya había debutado en el primer equipo y había conseguido anotar un gol. Con 17, disputó el Mundial sub 20 con jugadores cuatro años mayores que él. El verano pasado, se fue cedido al Yokohama Marinos para que cogiera experiencia, y allí ha acabado de progresar y de crecer físicamente, su punto débil. A pocos días de que cumpla 18, y por tanto ya ser libre para regresar a Europa, varios equipos habían llamado a su puerta, como la Roma, el Borussia Dortmund o el Ajax.

El Barça le quería de vuelta y le ofrecía ficha del filial, pero Take solo firmaría si le pagaban un sueldo muy elevado y la garantía de que el año que viene sería miembro del primer equipo. La falta de entendimiento de ambas partes llevó al PSG a irrumpir en escena y llevarse el gato al agua.

El cuadro de Thomas Tuchel anunciará esta semana su incorporación. Firmará por cinco años y allí percibirá un sueldo de un ‘kilo’ al año, además de formar parte del primer equipo y compartir vestuario con algunos de sus ídolos, como Neymar, Mbappé, Thiago Silva, Dani Alves o Verratti.

Puja decidida.