El PSG de Neymar se lleva a dos estrellas en la agenda de Florentino Pérez

El Real Madrid se queda con las manos vacías

El PSG tiene cerrado a Pablo Sarabia y negocia para llevarse a David de Gea. El cuadro de Thomas Tuchel, tras librarse de la sanción de la UEFA, quiere invertir en el mercado y armar un equipo competitivo que le permita pelear en serio por la Champions League.

Y el traspaso del jugador del Sevilla parece cuestión de días. Ha cuajado una campaña para enmarcar, siendo elegido en el equipo ideal de la Liga Santander, y, a sus 27 años, desea abandonar el Ramón Sánchez Pizjuán para iniciar una aventura en un club con mayores aspiraciones.

Su cláusula de rescisión, de apenas 18 millones de euros, había llamado la atención de Florentino Pérez, que planeaba repescarle para el Real Madrid, club que le crió, si Marco Asensio o Isco Alarcón dejaban el Santiago Bernabéu.

Sin embargo, Sarabia ha preferido recalar en el Parque de los Príncipes, donde le prometen más protagonismo y un salario mayor del que percibiría en Concha Espina. Allí, actuará como interior, un rol que ha venido desempeñando en el Sevilla a la perfección.

Por otro lado, el Manchester United está ansioso por cerrar la venta del internacional español y percibir cerca de 70 millones por él, que le permitan lanzarse a por otro guardameta de absolutas garantías: Jordan Pickford, del Everton.

El nivel del ex del Atlético de Madrid ha caído en picado y, desde el Mundial de Rusia, es frecuente ver errores groseros que cuestan goles en contra. A pesar de que es un ídolo en Old Trafford, tienen decidido dejarle salir rumbo a París, donde se busca un guardameta de primer nivel, puesto que Buffon ya ha dicho adiós y Areola podría salir.

De Gea estuvo cerca de vestir de blanco en 2015, un episodio recordado por todos, cuando el fax envió los papeles tarde y se agotó el plazo para inscribir jugadores, por lo que tuvo que seguir en la entidad ‘red devil’. 

Cuatro años más tarde, ha llegado el momento de salir.