Quiere jugar en el Barça y llama a Messi. La operación que Valverde veta

Y no creerás el nombre

Dani Alves se ha ofrecido al Barça. Una propuesta bomba que no se acaban de creer, y que contaba el visto bueno de una plantilla que vería con muy buenos ojos el regreso de un jugador que fue muy querido en el vestuario y pieza clave en el mejor equipo de todos los tiempos.

El internacional ‘canarinho’ sueña con una retirada por todo lo alto, en el club que le dio la oportunidad de consolidarse en la élite y convertirse en uno de los mejores de la historia en su posición. El ex del Sevilla fue en su día uno de los defensas más caros, costó 30 millones de euros, que se amortizaron rápido, pues estuvo hasta 2016 siendo intocable.

En ese momento, hizo las maletas a la Juventus de Turín, donde solo estuvo una temporada, rindiendo a un muy buen nivel, y en estos dos últimos cursos ha estado en el PSG, junto a Neymar, ya evidenciando que sus mejores años quedaron atrás, pero que aún puede dar guerra.

También lo ha demostrado en la Copa América, haciendo un gran papel en el último partido, frente a Perú, anotando una diana. Precisamente al término de ese duelo fue cuando anunció que su futuro no pasaba por el Parque de los Príncipes. 

‘’Hoy cierro un ciclo en mi vida, un ciclo de victorias, de aprendizaje y de experiencias, me gustaría agradecer a la familia del PSG la oportunidad que me han dado de construir juntos una página en la historia de este club. Me gustaría agradecer a todos y sobretodo al staff el cariño, el respeto y la complicidad demostrada desde el primer día: hacéis que este club sea un poco más especial’’ dijo en sus redes sociales.

Y, viendo el problema que el Barça tiene en el lateral diestro, con Sergi Roberto reconvertido y Semedo con pie y medio fuera, no ha dudado en ofrecerse, pese a sus desavenencias con la directiva, pues esperaba que Messi, Piqué, Luis Suárez, Jordi Alba y compañía dieran el OK, cosa que han hecho.

Ha sido Ernesto Valverde quien ha echado todo por tierra, frenando su posible llegada, pues no le ve capacitado para ser una alternativa fiable y prefiere hacer un esfuerzo económico por alguien más joven y que pueda aportar más, tanto a corto como a largo plazo.

 

El que más gusta es Kimmich.