¡Quiero jugar allí y me voy!: el Barça se derrumba, un titular se va

Leo Messi tratará de convencerle pero la decisión está tomada

Más de una fuente con voz y otras tantas sondeadas a pie de calle, junto al Camp Nou, opinarían en contra de ver efectiva la última bomba que amenaza a Can Barça. Básicamente porque se están poniendo muchos esfuerzos en ligar un proyecto multimillonario que acapare los focos y los goles, pero se está perdiendo el interés por el resto de líneas, salvo quizá el caso de la llegada de Frenkie de Jong.

Y al Barça le conviene atender también las necesidades de su zaga, más que nada porque será este y no otro el muro de contención ante el desequilibrio que a buen seguro se va a crear en las transiciones defensivas. No olvidemos que Leo Messi y Luis Suárez, ambos de la misma quinta, tienen 32 años y no pueden, o no deben, realizar esfuerzos superlativos en cada choque, y eso incluye lanzarse con brío al ataque y volver con la misma intensidad. No hablemos a mayores del desgaste de una presión alta a las defensas rivales.

Leo Messi, en el banquillo del Camp Nou

Lo mismo podemos sacar en claro con jugadores como Sergi Busquets o el propio Ivan Rakitic, aún con su futuro en el aire. De esta forma deben ser los Samuel Umtiti, Gerad Piqué, Clément Lenglet y compañía quienes capeen el temporal. Pero ¿y si una de estas piezas falla? Para Ernesto Valverde, que no quiere ni oír hablar de esa posibilidad, sería una pesadilla.

Y en este caso real, porque Samuel Umtiti quiere irse para ponerse a las órdenes de Pep Guardiola, que ha preguntado por él por delante de Harry Maguire. Los citizens, acostumbrados a desembolsar dinero por defensas, podrían llegar a los 60 millones por el francés, y el jugador, de 25 años, que perdió peso la temporada pasada y comenzará esta como suplente, quiere aceptar, ir al campeón de Inglaterra y jugar en la Premiere League toda vez que solo jugó 15 partidos el pasado año.

Umtiti, con el Barça

Nuevo lío para Valverde, Messi y el Barça.