Las razones del ‘no’ de Matthijs de Ligt al Barça (y son increíbles)

Acabará en la Juventus de Turín

Por desgracia para el Barça, Matthijs de Ligt se convertirá en uno de los refuerzos estrella para la Juventus de Turín, que pagará cerca de 80 millones de euros para hacerse con sus servicios.

Lo mismo que hubiese pagado la entidad culé, que fue la primera en cerrar un acuerdo con el Ajax de Ámsterdam, pero que no pudo hacer lo mismo con el jugador, debido a la presión de su agente, Mino Raiola, que pedía un dineral, tanto en el sueldo, como en las primas, como en las comisiones.

Pero hay más allá de eso, si bien, lógicamente, el dinero es una de las grandes razones por las cuáles el internacional holandés ha acabado decantándose por la ‘Vecchia Signora’. En Italia le pagan lo que pide, un salario de más de 10 ‘kilos’ limpios al año, además en el país transalpino se pagan menos impuestos, mientras que desde el Camp Nou no pasaban de los seis.

Una oferta muy inferior a la del propio club ‘bianconero’, y otros grandes como Bayern de Múnich o Paris Saint-Germain, que también querían hacerse con sus servicios a toda costa y le ponían un cheque en blanco sobre la mesa. Pero, como afirmó el propio de Ligt, el dinero no iba a ser lo más importante a la hora de tomar una decisión.

El otro aspecto que iba a pesar mucho en su elección era el deportivo. Matthijs, que pronto cumplirá los 20 años, no quiere estancarse. De hecho, abandona el club de su vida por que la Eredivise, liga holandesa, ya se le ha quedado muy pequeña.

Por esa razón, quiere jugar en una liga potente, descartando prácticamente la Ligue 1, en un club que pelee por títulos y que compita en Champions League. Tanto Barça como Juve como Bayern cumplen con los requisitos.

Sin embargo, el capitán del Ajax veía más posibilidad de crecer como jugador en Turín, donde los centrales, Bonucci y Chiellini, ya son muy veteranos. Rugani, el suplente, no ha convencido. Por otro lado, veía difícil ser importante en el Barça con Pique, Umtiti y Lenglet en la plantilla. En Múnich, por último, no ve clara la progresión de un equipo que pide a gritos una revolución, pero que solo ha cerrado los fichajes de Pavard y Lucas Hernández, que, junto a Süle, complican también la opción de tener minutos.

Finalmente, jugará Cristiano Ronaldo.