Simeone se arrepiente del 7-3: el fichaje que perdió no era James Rodríguez

El Atlético de Madrid quería a otro jugador del Real

El Atlético de Madrid demostró la semana pasada al mundo entero que este año no va de farol y que las importantes bajas de Antoine Griezmann, Diego Godín, Rodrigo Hernández, Filipe Luis y Juanfrán Torres no son tan importantes como la permanencia de un Cholo Simeone que es el alma del proyecto.

El contundente 7-3 que le endosaron al Real Madrid de Zinedine Zidane (que fue un 7-1 hasta el minuto 81) puso a los colchoneros en todas las quinielas para conquistar la Champions League esta temporada y ensalzó al fichaje de Joao Félix y a la recuperación del hispano-brasileño Diego Costa.

Sin embargo, esa victoria acabó con las opciones del Atlético de Madrid de fichar a James Rodríguez y sobre todo de un jugador que el Cholo Simeone había priorizado por encima del colombiano y estaba en la sombra de esa operación: el malagueño Isco Alarcón.

El internacional español era el verdadero objetivo de un Atlético de Madrid que quería unir la magia de la figura del Real Madrid con un clarividente Joao Félix para hacer uno de los tres cuartos más interesantes del fútbol europeo.

La derrota no sentó nada bien a Florentino Pérez, quien le cerró las puertas a las negociaciones a Enrique Cerezo, quien tenía prevista una reunión con el presidente blanco para inicios de semana. No obstante, los aficionados del Real Madrid no quieren ver a más jugadores con pasado madridista vestidos con la camiseta del Atlético de Madrid ganando al equipo de Zidane, ya han tenido suficiente con ver como Álvaro Morata, Mario Hermoso y Marcos Llorente han sido protagonistas de la machada del verano. 

Para desgracia del Cholo Simeone, en el camino también habría perdido la oportunidad de conseguir el fichaje de Christian Eriksen, quien lo tendría casi hecho con la Juventus de Turín de Cristiano Ronaldo.