¡ La terrible rajada de una leyenda alemana contra James!

El colombiano no pasa por sus mejores momentos

James no está pasando su mejor momento. El colombiano deseaba con todas sus fuerzas ser un jugador importante de nuevo en el Real Madrid. Lo quería y no había nada que le hiciera más ilusión que triunfar en el equipo blanco. Se había preparado para ello durante el verano trabajando su físico y preparando la mente para lo que venía. Pero ni con esas.

Zinedine Zidane no quiere ver al colombiano ni en pintura. No guarda buen recuerdo el francés del colombiano. El ex del Bayern fue clave para conseguir la última liga blanca, pero a Zidane no le gustaba como entrenaba James ni como prácticamente exigía en cada comparecencia  el ser titular. James quería demasiado protagonismo y eso no le gustaba a Zidane.

James se acabó marchando por la puerta de atrás y acabo en Munich donde su rendimiento, como acostumbra, fue de más a menos. Tenía dos años de cesión con una opción de compra por 42 millones que todos daban por hecho que el Bayern llevaría a cabo. Todos menos el propio club de Munich.

Hubo cambio de entrenador, se fue Carlo Ancelotti, el entrenador que mejor ha entendido al colombiano y con el que mejor ha rendido, y desde entonces James fue cuesta abajo y sin frenos. Rumores de indisciplina, desencuentros con el que era su nuevo entrenador,  Niko Kovac. Otra vez James vivía lo mismo que le pasó en el Real Madrid.

Kovac debía decidir si contaba con James para este curso y si el Bayern hacia efectiva la opción de compra. EL resultado ya lo sabemos. James está de vuelta en Madrid, pero Zidane no le quiere ni ver. Y eso que el colombiano está siendo de los mejores en cada entrenamiento. Pero a Zidane la da igual. James ya lleva la cruz.

Y por si fuera poco ,ayer, Lotthar Matthaus, el último jugador alemán en ser balón de oro y un referente en el mundo del fútbol sorprendía ayer diciendo que James no tendría hueco en la mayoría de onces de los grandes en Europa. Le achacaba ser flojo defensivamente y decía el alemán que era necesario jugar para él. Cosa que ningún equipo grande iba a hacer. Reflexionaba diciendo que quizás el Nápoles podría ser una buena opción para James. Descartando cualquier opción en un equipo grande.

No son buenos momentos para el cafetero. Su único sueño era volver por la puerta grande al Real Madrid y finalmente tendrá que dejar el equipo blanco por la puerta pequeña. Zidane ya le ha dado la llave y le quiere fuera cuanto antes.