Va de Messi (y de Valverde): Sale a la luz en el Barça-Valencia

Es un escándalo.

El Barça venció sin dificultades ante el Valencia con un duro correctivo que tuvo como protagonistas a Ansu Fati, Frenkie De Jong y Luis Suárez. No hubo necesidad de Leo Messi en un Camp Nou que ni se acordó de las palabras del argentino hablando de que no se intentó el fichaje de Neymar.

El mercado de verano que hace poco llegó a su fin, se presentó como la oportunidad perfecta para que el Barcelona juntara nuevamente a dos brasileños que conocen bien el club, Neymar y Dani Alves. La historia de ‘Ney’ es más que conocida, pero la de Alves fue revelada hasta hace poco y no deja bien parado a Ernesto Valverde.

Luego de la Copa América que ganó la Selección Brasileña con la participación estelar de Dani Alves, la cotización del lateral de 36 años se incrementó de gran manera. Las declaraciones del jugador de banda sobre los interesados en su contratación fueron las siguientes: «Tuve la posibilidad de volver a la Juventus. Tenía otra posibilidad, porque quería, que era volver a Barcelona., pero... ¿me hubiera hecho mejor persona o mejor profesional?». A pesar de que Alves muestre que su escogencia por un club distinto al Barça se debió exclusivamente a un tema personal, dentro de la institución culé había otro obstáculo.

Valverde suma obstáculos para Dani Alves 

Valverde estaba conforme con el rendimiento de Semedo y Sergi Roberto, además de esto, la directiva no había superado las declaraciones del futbolista de la canarinha en su salida del equipo, en donde calificó de falsos a los dirigentes. Los problemas para recuperar a Dani Alves y la actitud de Valverde, han molestado a Messi, quien ya piensa que al técnico le está quedando grande el Barcelona, debido a que no ha podido recuperar las buenas sensaciones del pasado.

Los últimos resultados no ayudan a que Valverde mejore su valoración para Messi y el resto de la plantilla. Poco a poco se está generando un conflicto interno que ante un nuevo error puede explotar y derivar en la salida definitiva del entrenador. 

Solo queda el recuerdo de Alves y Neymar, la historia que pudo ser.