¡O viene o se va! Messi lo pide al Barça (y no es Neymar o Mbappé): ¡Bomba!

El argentino marca una llegada como obligatoria

Leo Messi sabe que puede exigir lo que sea a la directiva del Barça. Los tiene cogidos por los cuernos, ya que, si no, amenaza con hacer efectiva su cláusula liberatoria, que le permitiría ser agente libre en verano y firmar por cualquier club. Y por ello, no duda en hacer del club una dictadura, haciendo y deshaciendo a su antojo, y pidiendo salidas, llegadas, renovaciones, cambios en las oficinas…

Por más que lo niegue, es el amo y señor del club azulgrana. Es algo que siempre ha querido ocultar, para que no se tenga una imagen equivocada de él. Pero es algo que se sabe desde hace mucho tiempo, tanto los jugadores, como los entrenadores, como la afición. Desde que se fue Pep Guardiola, el único que ha conseguido dominarle, él quedó como el capo.

Y su última petición, en esta ocasión, no es ningún futbolista. Tampoco ningún entrenador, a pesar de que su relación con Ernesto Valverde no es la mejor y el técnico extremeño no le acaba de convencer, ni a él, ni al resto de compañeros, ni a la grada. Se trata del regreso de un mito de la entidad culé a los despachos, como Carles Puyol, un cargó que ya ocupó un tiempo, pero que dejó libre. 

La salida de Andoni Zubizarreta y sus desavenencias con varios miembros de la cúpula provocaron que dimitiera. Desde entonces, se ha dedicado a formarse, tomarse un descanso de futbol y disfrutar de la vida. Pero ya se ha cansado y ha llamado a Messi, con el que guarda una excelente relación, para comunicarle su deseo de volver. Dicho y hecho: cortará las cabezas que hagan falta para que así sea.

Leo le guarda un gran respeto al que fue su capitán muchas temporadas, y que le ayudó mucho cuando aún era un chaval. Y la intención es que sea la mano derecha de Eric Abidal, secretario técnico, con el que también hay una gran comunicación.

Las oficinas se llenan de leyendas.