Vinicius Junior arma un lío tremendo en el Real Madrid con sus palabras

El brasileño no se mordió la lengua

Vinicius Junior cuenta las horas que faltan para poder debutar con la selección absoluta de Brasil, que comienza su preparación para la defensa del título de Copa América conseguida este verano, en la que el jugador del Real Madrid no estuvo por decisión técnica de Tite, a pesar de su buena temporada. Ante Colombia o Perú, dos amistosos, podría tener su oportunidad de debutar con la ‘verdeamarela’.

"Todo es parte del camino. En el mejor momento de mi carrera, me lesioné y no pude venir, pero sabía que Dios tiene un propósito para mí, y mi familia me aseguró que todo llegaría en su momento adecuado. Ahora estoy aquí con el equipo y estoy muy feliz" aseguró el nuevo dorsal ‘25’ del cuadro blanco.

También fue cuestionado por su posible presencia en el próximo Mundial de Catar, en 2022, y no se mordió la lengua diciendo que: "Sin duda quiero jugarlo. Espero haber evolucionado bastante para entonces. En un año he crecido mucho y ahora tengo la oportunidad de crecer junto a los mejores del país".

También preguntaron por el posible fichaje de su compatriota, Neymar Junior, por el Madrid, ya que también estuvo vinculado con el Barça. Pero no quiso entrar al trapo y se limitó a afirmar que ‘’En el club no sabíamos nada de eso, no puede hablar mucho por lo tanto’’.

Por último, soltó una indirecta a Zinedine Zidane por su actual situación en el Real. Preguntado por que banda se siente más cómodo, no desperdició la ocasión y espetó: "En todos los clubes, a los diestros les gusta jugar por la izquierda, como a Hazard. Y aquí también. Cada uno tiene características diferentes y es el entrenador el que decide. Al principio siempre es complicado, pero me estoy adaptando bien en mi nueva posición, pero por la derecha tengo mucha más dificultad. Estoy entrenando y pidiendo a Zidane que me ponga ahí. Izquierda o derecha, tener la posibilidad de jugar en ambos costados me ayuda. Tanto en el Madrid como en la selección".

Un mensaje que no habrá gustado mucho al galo, que no quiere que le den órdenes, y menos un chaval de apenas 19 años que todavía no ha demostrado nada en el futbol profesional.