¡Vuelve a los banquillos! Zidane ya sabe que su tiempo está agotado

Tras un tiempo alejado quiere entrenar cuanto antes

Para un entrenador que ha estado en la élite el estar fuera mucho tiempo no le viene bien. Cuando estás acostumbrado a sentir la presión cada fin de semana el no tenerla te hace morir un poco cada día por dentro. Si los jugadores sienten presión en un partido, lo entrenadores lo hacen mucho más. Pues lo más sencillo para un club es prescindir de un entrenador, no de 10 jugadores.

Eso se puede hacer a final de año, pero no es tan sencillo. Que le pregunten a Zidane. El entrenador llegó a hacer una revolución. La revolución ha sido la involución. El Madrid sigue buscando el juego y los resultados que tenía hace 2 años. Con la misma plantilla que hace 6. No es por falta de fichajes, es que los que han fichado no juegan. Y aquellos que se debían ir para cambiar de ciclo no han querido marcharse.

Ahora el eslabón más débil en la cadena es el de Zidane. Sabe que se le agota el tiempo. Parece mentira pero ha consumido todo el oxígeno que tenía. Primero porque no ha sido capaz de convencer a jugadores que debían salir que se fueran. Segundo porque una vez se han quedado, les está dando más oportunidades que a los nuevos. Y tercero porque desde que llegó Zidane sus números no son buenos. Son mediocres. 36 goles a favor y 35 en contra. Lo dice todo. Números de equipo de media tabla.

La sombra de José Mourinho es alargada y Zidane lo sabe. Florentino tiene en alta estima al portugués que ya ha dejado claro que le encantaría volver a entrenar. Y volver a hacerlo en el Real Madrid. Pero es que al banquillo de Chamartín le ha salido otro competidor inesperado, un viejo aspirante que quiere volver a los banquillos y por si acaso recuerda su CV: Arsene Wegner.

El francés fue la primera opción para entrenar al Madrid el año que acabo llegando Manuel Pellegrini. Siempre le gustó el Madrid y ahora con 70 años y tras un año entero sin entrenar quiere volver a los banquillos. Ser entrenador del Real Madrid sería un sueño que aún no ha podido cumplir.

Florentino ya tiene otro candidato más. Zidane mira al reloj. Ya marca la hora. Y no es la que le gustaría.